Casi el 20% de los empleados toman tres bebidas alcohólicas durante su jornada

  • Estos trabajadores faltan más y sus bajas por enfermedad son tres veces más caras.

Comentarios 1

Casi dos de cada diez trabajadores españoles tienen un consumo de alcohol de "riesgo", lo que significa que toma al menos tres bebidas durante su jornada laboral. De ellos, entre el 5 y el 7% está en situación de "alto riesgo" al compatibilizar su tarea cotidiana con más de cinco consumiciones diarias de alcohol.

Éstos son algunos de los datos que han llevado a la organización Proyecto Hombre a desarrollar programas de prevención del consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral, según informó a la prensa el director general de la asociación, Francisco Recio.

En torno al 78% de la población laboral de este país ha consumido en los últimos doce meses alcohol, el 33% tabaco a diario, el 11% cannabis, y cocaína un 3,5%, añadió José Oñorbe, subdirector general de Información, Estudios y Coordinación de Programas de Prevención de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

Oñorbe relató que aunque no existe un perfil determinado para las personas con estas adicciones, sí se percibe un consumo más elevado en el sector primario, concretamente en la construcción, la agricultura y la hostelería.

Tampoco son despreciables los porcentajes de gente que acude a su lugar de trabajo habiendo tomado tranquilizantes, cerca de un 7%, o somníferos, en torno a un 4%.

Si bien el consumo habitual de alcohol en España es algo socialmente aceptado, no por eso deja de ser muy peligroso, como demuestra el hecho de que entre un 15 y 30% de los accidentes laborales se relacionen con el abuso de las bebidas y otras drogas, comentó el subdirector del Plan Nacional sobre Drogas.

Magdalena Morey, responsable de Formación de Proyecto Hombre Baleares, indicó que en este colectivo el absentismo laboral es dos o tres veces superior al resto de los trabajadores.

Las bajas por enfermedad de este colectivo dependiente de sustancias tóxicas tienen además un coste tres veces superior al del resto de los empleados, en ocasiones porque se alargan en comparación con el resto.

La frustración de la trayectoria profesional, el mal clima de trabajo y la disminución de productividad son otros elementos muy importantes, aunque difíciles de calibrar.

Juan Ramón Santos, técnico en prevención de riesgos laborales y terapeuta del Proyecto Hombre, apuntó ayer que entre el 60 y 70% de las personas admitidas a tratamiento por su adicción a las drogas son trabajadores en situación de baja laboral.

Los expertos coincidieron en que la reducción o eliminación de estos consumos en el medio laboral, así como de sus consecuencias, no se consigue mediante la aplicación de medidas disciplinarias, sino a través de la prevención y, en su caso, de tratamiento. Sin embargo, la realidad es que el 85% de los empleados de este país afirman que no han recibido ningún tipo de información en su empresa sobre los riesgos que conllevan estos consumos.

Según los responsables de Proyecto Hombre, la rentabilidad de los planes ad hoc para las empresas está probada, tanto económica como socialmente, y se estima que por cada euro invertido se recuperan entre dos y siete, debido al aumento de la productividad o por la vía de reducción de costes.

Las ventajas de su implementación son, entre otras, favorecer la salud y la calidad de vida, aumentar la productividad de los empleados, promover su seguridad y fortalecer las relaciones con los compañeros, mejorando el clima laboral y el compromiso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios