El fuego arrasa casi 8.000 hectáreas en la primera mitad de 2016

  • La cifra supone la mitad de la superficie quemada en ese periodo de 2015. El 35,29% de los siniestros se produjo en el Mediterráneo. El balance no recoge las 519 hectáreas calcinadas en La Línea, San Roque, Vílches, Liétor y Fermoselle.

El fuego ha arrasado un total de 7.989 hectáreas de superficie durante el primer semestre de 2016, una cifra que supone casi la mitad que las 15.279 hectáreas quemadas del mismo periodo de 2015 y 4,36 veces menos que en el mismo plazo durante el último decenio, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. 

Durante la primera mitad del año se han producido un total de 2.366 fuegos, lo que sitúan de momento a 2016 como el año con menos incendios de los últimos diez años. De hecho, entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2015 se habían producido más del doble, con un total de 5.096 fuegos, mientras que la media del decenio es de cerca del triple de siniestros, con 6.234 fuegos. 

En este sentido, destaca que el 76% de los fuegos (1.796) fueron conatos, es decir que aquellos en los que resultó afectada menos de una hectárea, frente al 24%, que superaron la hectárea de superficie arrasada. 

De los 570 incendios, tres pasaron la barrera de las 500 hectáreas, lo que los sitúa en la categoría de grandes incendios forestales, triplicando los fuegos de este alcance que se habían registrado durante el primer semestre del año pasado. No obstante, la media de grandes incendios del decenio se sitúa en 5 siniestros. 

Por tipo de vegetación, 1.626 hectáreas quemadas eran de superficie arbolada, la mayor parte, el 73,13% (5.842 hectáreas), de superficie matorral y monte abierto y 520 hectáreas de pastos y dehesas. En total, la superficie nacional de territorio afectado alcanza al 0,029%. 

En cuanto a la distribución del fuego, durante la primera mitad de 2016 estuvieron muy igualados, de modo que el 35,29% de los siniestros se produjo en el Mediterráneo, el 32,92% en las comunidades interiores y el 30,22% en el noroeste. En Canarias se produjeron el 1,56% de los fuegos. 

Sin embargo, por tipo de vegetación, el 65,57% de la superficie arbolada ardió en el Mediterráneo; el 17,42% en las comunidades interiores; el 16,96% en el noroeste y, en Canarias, el 0,05%. 

Por último, la superficie forestal más afectada fue también la del Mediterráneo, donde se quemó el 64,84% del total; frente al 21,86% del noroeste; el 13,24% de las comunidades interiores y el 0,07% de Canarias. 

Los datos confirman que de momento 2016 mantiene la tendencia a la baja tanto en número de incendios como en la superficie afectada y se sitúa como el mejor año del decenio, seguido por 2013, 2007 y 2015. En el lado contrario está 2012, que a estas alturas del año había perdido en el fuego un total de 120.898 hectáreas y, a mucha distancia, 2009, con 42.693 hectáreas quemadas. 

A este balance tendrán que sumarse, una vez contabilizadas, las hectáreas que se han quemado en los fuegos registrados en localidades como La Línea y San Roque (Cádiz) donde ardieron más de 350 hectáreas, Vílches (Jaén), Liétor (Albacete) o Fermoselle, donde 169 hectáreas resultadon calcinadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios