El violador del Vall d'Hebrón vuelve a la cárcel a cumplir la pena máxima

  • Rodríguez Salvador fue detenido ayer en Granada y pasará en prisión 4 años más, al aplicarle la Justicia la doctrina Parot

311

José Rodríguez Salvador, más conocido por el sobrenombre de el violador del Vall d'Hebrón, por haber sido el autor de 17 agresiones sexuales en ese barrio barcelonés, fue detenido ayer por la tarde en área metropolitana de Granada, desde la que agentes de la Guardia Civil le llevaron a los juzgados de La Caleta como paso previo a su traslado a Barcelona. Allí le espera la cárcel, de la que salió hace 14 meses y a la que tendrá que volver para pasar otros cuatro años.

Rodríguez Salvador fue condenado a 311 años de prisión por delitos sexuales y, tras pasar entre rejas 16 años, fue puesto en libertad. Ha sido poco tiempo un hombre libre -aunque vigilado de cerca para prevenir nuevos delitos-, porque la Audiencia Provincial de Barcelona ha ordenado su reingreso en prisión. Al violador se le va a aplicar lo que se conoce como doctrina Parot, que establece que los beneficios penitenciarios se deben computar sobre cada una de las condenas impuestas, y no sobre la suma de ellas.

De acuerdo con esa decisión, que ya ha sido adoptada anteriormente con terroristas que cumplían su condena, Rodríguez Salvador deberá pasar en la cárcel otros cuatro años. Por más que su condena fuera muy superior -311 años- la ley establece para casos como el suyo una pena máxima de veinte.

Poco después de quedar en libertad, el condenado se trasladó a la provincia de Granada, donde tiene familiares. Durante al menos seis meses estuvo trabajando en una empresa hortofrutícola de la Costa y residiendo en el piso de un familiar en Torrenueva.

En todo este tiempo, según coinciden las fuentes consultadas por este periódico, ha procurado hacer el menor ruido posible y su vida social, por así llamarla, ha brillado por su ausencia. Sabía que había muchas miradas puestas sobre él, y no sólo las de los guardias civiles que le vigilaban discretamente, sino también las de muchos ciudadanos anónimos que no vieron precisamente con buenos ojos la llegada del nuevo vecino.

En cualquier caso, está claro que la Guardia Civil sí que sabía su paradero, de ahí que apenas transcurriera tiempo entre que se recibió la orden y la detención. Ayer por la tarde fue trasladado al juzgado de Instrucción número 2, en funciones de guardia, cuyo titular debe decidir sobre el traslado del violador en 48 horas.

Mientras tanto, el Juzgado de Instrucción número 2 ordenó que Rodríguez Salvador ingresará en la cárcel de Albolote de forma provisional, a la espera de que Instituciones Penitenciarias decida en qué prisión debe permanecer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios