El Juli vuelve a arrollar

  • El madrileño sale en hombros, por segunda vez, en la Feria de Valladolid · Leandro corta una oreja y Sánchez, de vacío

GANADERÍA: Toros de Daniel Ruiz, bien presentados, con nobleza, pero medidos de raza. TOREROS: Manolo Sánchez, ovación tras leve petición y ovación. Julián López 'El Juli', oreja y dos orejas. Leandro, ovación y oreja. Incidencias: Plaza de toros de Valladolid. Casi lleno. El banderillero Félix Navas sufrió una cornada de tres centímetros en la pierna derecha.

El Juli volvió a salir en hombros, por segunda vez, en la Feria de Valladolid, cortando tres orejas y poniendo otra vez sobre el tapete su espectácular momento en la cara de los toros. El lote de Daniel Ruiz no fue redondo, aunque tuvo virtudes, sobre todo el bravo quinto. Ese toro, pese a su buena condición, adoleció de falta de recorrido, y El Juli, que no pudo ligar ninguna serie larga y rotunda, pegó muletazos muy buenos y le formó un alboroto al final, toreando sobre su eje en un espectacular epílogo de faena. Con su primero, también sobresalió, alargando la embestida del toro hasta donde quiso.

El otro capítulo importante del festejo llegó el último, gracias a un gran sexto toro, candidato a los premios al mejor del serial pucelano. El ejemplar del ganadero albaceteño aunó raza, clase y recorrido. Leandro interpetó dos series de mucha clase al principio y otras dos tandas más de mucha categoría, acompañando la embestida con enorme distinción. Sin embargo, a medida que el toro iba pedriendo gas, que no clase y calidad, el torero y la faena se fueron embarullando. Remató Leandro de un bajonazo y paseó una oreja, un tanto generosa. El tercer toro tuvo raza y movilidad en los primeros tercios, pero se acabó pronto. Leandro puso empeño, sin terminar de acoplarse plenamente con la embestida antes de que el torero se parara.

La peor parte del desigual encierro de Daniel Ruiz la sorteó el más veterano, Manolo Sánchez. Sus dos toros tuvieron nobleza y calidad, pero a ninguno de ellos le acompañó la fuerza. Con este material, firmó dos faenas de mucha corrección técnica y estética que no fueron suficientes y quedaron opacadas por la escasísima transmisión de sus antagonistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios