Andaluces del Futuro premia a cinco "antídotos contra la resignación"

  • Cajamadrid y Grupo Joly entregan en Cádiz sus galardones a los jóvenes de Andalucía emprendedores y con talento · "Si queremos, podemos", dice una ganadora

Comentarios 16

Por el estrado del Palacio de Congresos de Cádiz desfiló ayer noche el "antídoto contra la resignación", cinco jóvenes andaluces que estudian, trabajan y son brillantes. Son los ganadores de Andaluces del Futuro en su tercera edición, un galardón impulsado por Cajamadrid y el Grupo Joly que premia "el esfuerzo, la excelencia en el trabajo y el talento" entre jóvenes que van de 18 a 30 años, tantas veces acusados de pertenecer a una generación inmovilista pese a ser la mejor preparada de toda nuestra historia. Lo dijo el representante del jurado en su discurso, José López Barneo, catedrático de Fisiología de la Universidad de Medicina de Sevilla: "Estos galardones, que ha sido difícil escoger por la gran calidad de los candidatos, reivindican la perseverancia y la originalidad. Ellos demuestran que la supuesta indolencia de nuestra tierra es un tópico insostenible".

Los cinco premiados ejemplifican los valores reseñados por el jurado. Ana Pérez, de 30 años, licenciada en Comunicación Audiovisual, puso en marcha en el municipio sevillano de Gelves un taller de medios de comunicación dentro de la emisora municipal y, con sus alumnos, edita un periódico digital. Sus contenidos sirven para recuperar tradiciones y cuentos, para impulsar la integración social. Su discurso de agradecimiento fue emotivo y se le quebró la voz al hablar de sus niñas de tres años y tres meses: "Si quieres, puedes, dice un eslogan de Cajamadrid. Y los jóvenes queremos". Frente a tanto pesimismo, Ana Pérez fue rebelde y abanderó la esperanza -"las personas somos el motor para que todo funcione"- y también lanzó una advertencia: "Si los talentos andaluces salen fuera, serán los lugares de destino los que se aprovechen de ellos y prosperen".

Alberto Moncayo ha sido una revelación en el Mundial de Motociclismo y, como tal, este gaditano ha sido reconocido como el mejor piloto novato del circuito. Vestido con tejanos y con un deje tímido, este chico de 19 años que lleva compitiendo desde los once prometió devolver "el favor del premio llevando el nombre de Cádiz y Andalucía por todo el mundo".

El andaluz del futuro de la Ciencia es comedido con las palabras, pero su trabajo es impresionante. Con 28 años, Manuel Gahete, cordobés (lo delata su acento), es un puntal de la investigación española. Desde la Universidad de Illinois busca porqués al alzhéimer o el cáncer de mama buceando en los sistemas neuroendocrinos. La admiración que levanta la dedicación a estos enigmas fue contestada por Gahete con modestia desarmante: "Quiero agradecer este premio a mis compañeros. Hacer ciencia es un trabajo de grupo, pero para hacer ciencia también es necesaria estabilidad emocional y sentimental". Y, entonces, brindó la estatuilla que lo acreditaba como andaluz del futuro a sus padres y hermanos y, mirándola a ella, a Almudena.

Alberto Carretero, de 25 años, es muchas cosas, ingeniero informático entre otras, pero sobre todo es músico. Se dedica a crear belleza y desde el estrado reivindicó belleza para los malos tiempos: "Préstenme sus oídos sensibles para seguir creando y poder seguir celebrando una de las experiencias más bellas del ser humano: la escucha".

Y desde el primer segundo el malagueño Raúl Santana, de 23 años, que a los 19 años creó en el garaje de su abuelo la empresa Clock Technology, que hoy emplea a veinte personas, la mayoría ingenieros, pidió disculpas y ofreció el premio a su mujer, "que es la que se lo merece por aguantar a un tío que echa en el trabajo más horas que un reloj, que de ahí el nombre de la empresa". Santana ha encontrado un campo empresarial, lo ha estudiado y lo ha hecho rentable. Fabrica equipos de identificación mediante radiofrecuencia. "No quiero que mi generación se recuerde como la que ni estudió ni trabajó, tampoco como la que cometió los errores del pasado. Estoy convencido de que el futuro será como todos queramos que sea". Y estos cinco jóvenes, y miles más en Andalucía, no bajan los brazos. "Porque el futuro está en sus manos", resumió José Joly, presidente del Grupo Joly. "Porque Andalucía los necesita", afirmó Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz. "Porque son referente para los que fuimos jóvenes y para los jóvenes que vendrán", dijo Rodrigo Rato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios