Herrero cree escasas y tardías las medidas contra la crisis

  • El presidente de los empresarios compara la economía andaluza con "un enfermo extremadamente grave que puede morir antes de iniciar el tratamiento"

Comentarios 1

El presidente de los empresarios andaluces, Santiago Herrero, diagnosticó ayer a la situación económica de la comunidad con un parte médico cuanto menos preocupante. "La empresa es el gran enfermo que tenemos sobre la mesa y su extrema gravedad obliga a actuar con rapidez porque corremos el riesgo de que se nos muera antes de iniciar el tratamiento", dijo el presidente de la CEA en el Club Antares, donde pronunció la conferencia Propuestas de futuro para Andalucía.

Herrero identificó la falta de liquidez como el "verdadero problema" de las empresas, y no dudó en dar un suspenso a las medidas adoptadas por el Gobierno central y la Junta para hacer frente a este gran obstáculo. La razón de la mala nota, argumentó, es que ninguno de sus anuncios han sido aplicados hasta ahora. "Son escasos y llegan tarde", apostilló. Su receta de urgencia, dijo, es "actuar con diligencia para que los fondos lleguen con rapidez a las empresas" porque "no basta con la confianza que se desprende de las decisiones gubernamentales ni de las reuniones que mantengamos".

La Junta, entre otras propuestas, ha anunciado en los próximos Presupuestos una partida de 461 millones de euros como fondos activos de apoyo a las empresas. Una solución que no convence a la patronal que entiende que "detrás de la aplicación de una norma persiste una burocracia lenta e ineficaz que frena su puesta en marcha".

"No podemos olvidar que la sequía de liquidez puede llevar a la desaparición de muchas empresas ante la imposibilidad de encontrar en el mercado dinero, aunque se trate de negocios solventes", argumentó Herrero, que insistió a lo largo de su intervención en la necesidad de "adelgazar" a la Administración. Este elemento, añadió, resulta elemental para mejorar la competitividad. Al mismo tiempo, reclamó a la Junta que no trate de imponer "un modelo económico ficticio", por lo que apostó por la construcción y el turismo como motores de la economía autonómica. "Nuestro primer reto de futuro es preservar lo que funciona, lo bueno que tenemos", aseveró.

Pero los empresarios quisieron más acción del Gobierno andaluz, entre sus reclamaciones se encontraron: mayores garantías para que las pymes consigan recursos financieros, congelación de los impuestos, acelerar los proyectos cuya tramitación está iniciada y pueden fomentar la actividad económica, la promoción de la obra pública, más dinero para I+D y revisar la normativa medioambiental para "compatibilizar la protección con las actividades empresariales.

También hubo aviso para los trabajadores. Santiago Herrero volvió a reclamar "una amplia reforma del mercado de trabajo que refuerce la capacidad de adaptación de las empresas y trabajadores y combine flexibilidad y seguridad". En el futuro, consideró, los sueldos deben ir acorde "con las exigencias impuestas por la competencia internacional" y ligados en todo momento a la productividad. Además, instó a una nueva reforma del sistema educativo ya que, a su juicio, "nuestros niveles de formación no están a la altura alcanzada por los países más industrializados".

"Se avecinan tiempos difíciles para todos, en especial, para Andalucía por su alta dependencia y por su debilidad frente a los competidores de otras comunidades y Europa", concluyó Herrero que vaticinó una nueva época ya que "estamos abocados a un cambio sustancial de mentalidad (...) Éste es el tiempo de las reformas económicas, administrativas, fiscales, laborales y de la propia empresa". El riesgo, añadió, es utilizar herramientas del pasado ante la nueva situación, ya que el gran peligro "no son los daños que produzca la crisis mientras está activada, sino la posibilidad de que ésta se enquiste".

A la charla asistió una amplia representación de la Junta, encabezada por los consejeros de Agricultura y Turismo, Martín Soler y Luciano Alonso, respectivamente, y por el PP acudieron su secretario general, Antonio Sanz, y el portavoz popular en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. Del ámbito financiero acudió el presidente de Unicaja, Braulio Medel, y del sindical, los secretario generales de CCOO y UGT en Andalucía, Francisco Carbonero y Manuel Pastrana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios