Interior asegura que depurará responsabilidades si hubiese error

  • El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, afirma que investigará "en qué se ha fallado, cómo se ha fallado" y cómo evitar una futura equivocación. El informe erróneo es "un hecho muy puntual".

Comentarios 1

 El director general de la Policía y la Guardia Civil, Ignacio Cosidó, adelantó ayer que abrirá una investigación en el caso de que se compruebe que el informe que realizaron los expertos sobre los restos hallados en la hoguera de la finca Las Quemadillas, donde se buscó a los menores desaparecidos, es erróneo. La intención es "depurar responsabilidades si las hubiera", explicó en declaraciones al programa matinal de Antena 3 Espejo Público.

Cosidó explicó que la investigación servirá también para revisar "en qué se ha fallado, cómo se ha fallado" y qué se puede hacer para que "un error de esta naturaleza" no se vuelva a repetir. Según manifestó, se trataría de un "error excepcional y puntual", pero apostilló que, pese a ello, la organización tiene la capacidad de depurarlo. Al ser preguntado por si teme que este giro afecte a las conclusiones de las investigaciones, el director general de la Policía subrayó que los nuevos informes confirman la línea que ya habían emprendido los investigadores. "Todo llevaba a la finca de Las Quemadillas", indicó. Recordó la "cantidad de horas de trabajo, las diligencias, los análisis, los estudios y los detalles tan nimios" que se han realizado.

El responsable de la Policía hizo hincapié en el "esfuerzo" de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), a su juicio, "digno del mayor de los reconocimientos". Cosidó apuntó, además, que la Policía Científica elabora anualmente más de 50.000 peritajes que siempre están sometidos a "controversia" porque hay partes interesadas en cuestionarlos. Defendió también que sus informes "están a un nivel de calidad excelente, entre los mejores de Europa". De ahí que insistiera en que, en el caso de que se confirmara que se ha producido un error teniendo en cuenta la gravedad del caso, habría que considerarlo "un hecho muy puntal de un trabajo encomiable de más de 2.000 profesionales altamente cualificados".

El máximo responsable de la Policía insistió en que hay que ser "prudentes" y aseguró que están "muy próximos a tener ya la certeza de qué es exactamente lo que se quemó" en la hoguera de Las Quemadillas. Indicó, no obstante, que mientras no exista una confirmación han de actuar con cautela "porque las diligencias que el juez ha ordenado han sido declaradas secretas".

A su juicio, las líneas de investigación han sido "correctas", ya que siempre se ha apuntado a la finca como lugar en el que se produjeron los hechos. Por esta razón se llevaron a cabo cuatro registros, que, "aunque no hayan dado sus frutos", permiten abrir la puerta a la posibilidad de que se puedan encontrar los cuerpos de los pequeños.

Cosidó recordó que, según trasladó al investigador principal del caso, el esclarecimiento de los hechos era "prioritario" y que no se podía escatimar en medios para resolverlo; puso como ejemplo que se utilizaron georradares y los más avanzados medios tecnológicos. El problema fue que "la firmeza y la claridad de la primera evaluación técnica descartó y obligó a seguir otras líneas de investigación", con diez meses "infructuosos".

Después de permanecer en el más absoluto hermetismo durante casi un año, el Cuerpo Nacional de Policía ha roto esta semana el silencio a raíz de que trascendiera un posible error en la identificación de los huesos encontrados en la hoguera. El propio ministro del Interior, Jorge Fernández Díez, compareció de manera inesperada el lunes por la mañana para confirmar que dos informes de expertos independientes coincidentes entre sí habían concluido que los restos óseos encontrados en Las Quemadillas pertenecían a seres humanos, y no a animales como había determinado la Policía Científica diez meses atrás. Al día siguiente, el propio comisario responsable de la investigación, Serafín Castro, acudió a un programa de televisión para dar detalles de la investigación.

El comisario Castro reconoció  que detectaron fallos en el proceso de la investigación, aunque aseguró que, de momento, no se puede hablar de error policial en la búsqueda de los niños. Hasta el momento -insistió- sólo existen informes contradictorios sobre el origen de los restos encontrados en Las Quemadillas. El jueves se unió a la polémica Juan López Palafox, el exjefe de la forense que, supuestamente, erró en la identificación de las muestras. El también fundador de la sección de antropología de la Policía Científica denunció la "presión" que los profesionales de este departamento soportan a veces en su trabajo por parte de "muchas personas importantes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios