Pizarro rechaza la absorción de una caja andaluza por otra foránea

  • Arenas dice que la disputa entre Junta y Gobierno por su control daña el sistema financiero

La Junta tiene claro que para un sistema financiero andaluz más fuerte es necesario un proceso de fusiones, descartando en todo momento la maniobra del "pez grande que se come al chico" y más aún, si este no es de la comunidad. Esta posición la reforzó ayer el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, que aseguró que se rechazará cualquier proceso de absorción de una caja de otra comunidad a cualquier entidad andaluza.

Pizarro dejó claro que la Junta no apoyará que "una caja de fuera se trague a una andaluza", aunque sí apoyaría una operación a la inversa. También recordó que es el Gobierno autonómico es el que "tiene la facultad para decir sí o no a las fusiones". No obstante, aseguró, sin hacer referencia a ninguna caja en concreto, que actualmente "no hay motivos para que alguna caja vaya en auxilio de otra andaluza".

Sobre Cajasur, dijo que el Gobierno andaluz hace "una defensa fuerte y firme de la fortaleza" de esta caja, destacando su importancia y su "buen nivel de implantación". Aseguró que es "una caja sólida que, como otras, está pasando una situación de dificultad".

El presidente del PP-A, Javier Arenas, apostó también por el "fortalecimiento" de Cajasur y quiso dejar claro que "no aceptarán imposiciones partidistas", al tiempo que consideró que "las disputas entre la Junta y el Gobierno central sobre quién tiene la llave del control político de las cajas están haciendo daño al sistema".

Arenas manifestó que el PP es "un ejemplo de discreción y responsabilidad en lo que se refiere a las cajas y Cajasur".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios