Francisco de la Torre, alcalde de Málaga

"Un alcalde de Sevilla o de Málaga tiene difícil ser candidato a la Junta de Andalucía"

  • De la Torre reclama más "componentes de reflexión regional" a Zoido, aunque no está seguro de que se postule para la Presidencia.

Comentarios 15

Lleva doce años en la Alcaldía de Málaga, ha ganado tres elecciones por mayoría absoluta y no descarta un cuarto intento. Francisco de la Torre (Málaga 1942) sostiene que el centralismo de la Junta de Andalucía es insostenible. Y habla de los equilibrios regionales, del PP y de los desafíos del futuro con la soltura de un verso suelto.

-¿Qué le parece el nuevo liderazgo regional en el PP de Andalucía? Se le atribuyen reticencias con Zoido.

-Es un malentendido. Hice unas declaraciones pensando que era lo que se había decidido, de que el suyo era un liderazgo temporal, hasta el congreso. No fue así y me adapté a las circunstancias al reconocer que podía, evidentemente con dificultades, compatibilizar ese liderazgo con la Alcaldía de Sevilla.

-¿Sin condiciones?

-He puesto alguna: ese liderazgo se va a ir consolidando en la medida en que Zoido tenga cada vez más componentes de reflexión regional; que el chip de lo regional sea más que el chip de lo local.

-¿Y eso lo ha hecho?

-Todavía le queda por hacer.

-¿Un alcalde de Sevilla o de Málaga sería un buen candidato a la Presidencia de la Junta?

-Lo tiene difícil. Pero se puede hacer ese esfuerzo y conseguirlo. Sin tener que perder por ello el fervor y el apoyo de sus conciudadanos, que pueden ver en ese ejercicio un motivo de prestigio para su propia ciudad. Pero tienen que aceptar que un líder regional tiene que tener ese compromiso, esa visión de equilibrio del conjunto.

-En Andalucía hay un sistema de ciudades más proporcionado que en Cataluña.

-El problema de Andalucía es que no se ha hecho la descentralización local. Estamos en una autonomía muy centralizada, donde no se ha dejado respirar a los ayuntamientos, no se les han traspasado competencias y financiación. Y gran parte del déficit público de este país está en esas centralizaciones brutales.

-¿La FAMP sirve para algo?

-Hasta ahora, para nada. Ya llevo año y pico alejado de la FAMP [Federación Andaluza de Municipios y Provincias], pero intenté sin éxito durante once años, en la mesa de concertación local con la Junta, que se produjera la descentralización. Propuse Málaga para una experiencia piloto. En un año o dos se podría haber hecho lo que proponía.

-¿Es una concesión de Zoido a Málaga que haya aparcado el estatuto de capitalidad para Sevilla?

-Me parece de sentido común que lo haga. Respecto a Málaga y también para el resto de Andalucía.

-¿Para 2015 debería estar despejado quién será el candidato del PP a la Junta? ¿Sería un fraude que Zoido se comprometa con Sevilla y se vaya un año después?

-Si sigue avanzando en el liderazgo regional y no se descarta su candidatura a la Junta, el ciudadano lo va a saber cuando lleguen las municipales. No se podrá hablar de fraude. Si no hay ningún otro candidato a nivel regional, no hay que descartarlo; es una decisión muy personal del propio Juan Ignacio.

-Y también del partido. Hoy no está claro que Zoido quiera ser candidato y surgen otros nombres.

-Sobre eventuales alternativas creo que no es positivo opinar, por la cohesión del partido. Y si alguien lo está haciendo, no debería.

-El PP deberá resolver en algún momento este dilema; un adelanto electoral en la Junta le cogería en fuera de juego.

-Será un problema a plantearse si se altera el calendario, no hay por qué hacerlo con tanto tiempo. Hoy por hoy el candidato que hay, en potencia, es Zoido. No sé si él ha dicho claramente que va a serlo; pero tampoco ha dicho lo contrario.

-¿Fue una buena idea planear un AVE directo Sevilla-Málaga, que ha costado mucho dinero y no se ha terminado?

-Fue un empeño absurdo y un gasto innecesario, que se ha quedado a medio hacer. Yo defendía un baipás en Almodóvar del Río, que habría costado 60 millones de euros y el PSOE prometió para 1992, porque Málaga iba a ser el dormitorio hotelero de la Expo de Sevilla. Pero no se hizo. Habríamos resuelto además el AVE de Málaga a Madrid, que no llegó hasta 2007.

-Usted defiende el tren del litoral andaluz. Sin embargo, el Gobierno del PP apuesta por el eje central: Algeciras, Antequera, Madrid.

-Tengo la obligación de defender un ferrocarril por el litoral. En cercanías se ha hecho poco; no se reservó espacio en la ordenación del territorio, que se hizo muy tarde. Y en largo recorrido, no debería pasarnos en el ferrocarril lo que nos pasó con las autovías, que el plan 84-91 de Felipe González, de acuerdo con la Junta, dejó al litoral sin vertebrar. Motril no está conectada ni con Málaga, ni con Almería.

-Se lo impone como una misión.

-Es imprescindible para el desarrollo del litoral andaluz, que es uno de los mejores espacios del mundo, desde el punto de vista del clima, de paisaje y de posibilidades. Todo lo que defendemos de Málaga como un ecosistema de innovación, de cultura, de modernidad es extendible a ese litoral.

-Cada vez que habla de la universidad se interpreta como una crítica implícita a la de Málaga. La última vez hace unos días en Nueva York.

-Quiero para Málaga lo mejor y me gustaría que fuese de las mejores universidades de Europa. Pero hay que reconocer que nos queda camino por recorrer. Es buena la competencia, por eso me parece bien que vengan universidades privadas; mientras dé más calidad, mejor. Pero tampoco son ciertas las palabras que me atribuyen en Nueva York.

-¿Qué dijo?

-Respondía a una pregunta sobre los obstáculos hay para crear empleo en un sistema de innovación y hablé del sistema educativo, relacionado sobre todo con la etapa de secundaria. Y en España no tenemos un sistema de universidades competitivo como el de América.

-¿Hay una burbuja académica? Producimos muchos titulados en profesiones que no tienen salida en el mercado.

-Ha habido esa burbuja. El Gobierno actual está haciendo un esfuerzo por mejorar la Formación Profesional, por vincularla al aprendizaje en las empresas. Sería bueno equilibrar el prestigio de la FP con las posibilidades de la universidad.

-¿Cuántas universidades debería haber en Andalucía? ¿Hay sitio para 10 públicas y una privada?

-Son demasiadas. Creo que una cifra como cuatro o cinco habría sido suficiente. También podríamos haber organizado el sistema regional con reparto de especialidades entre las distintas ciudades.

-En la UMA sus palabras sentaron peor porque se hicieron en un foro internacional. ¿Málaga está por encima del nivel de su universidad?

-Vamos en paralelo. Pero la universidad tiene que ser locomotora y jugar un papel de liderazgo. Málaga sufre no haber tenido una universidad hasta el año 1972. Miras las estadísticas y en población con estudios superiores, hay diferencias a favor de Granada. Málaga tuvo menos oportunidades. No es sólo una cuestión de títulos; la universidad supone reflexión y análisis. Ha tardado demasiados años la Escuela de Arquitectura, que podía haber jugado un papel de contrapeso en los años del desarrollismo urbanístico.

-¿Qué le parece el plan del litoral de la Junta?

-Creo que hay que reservar el espacio litoral lo más posible. Entre otras cosas porque tendríamos más fácil hacer el ferrocarril costero. Pero hay que hacerlo con equilibrio; para que no sea negativo para una posible reactivación del sector.

-Los servicios de urbanismo de los ayuntamientos y la EPSA tienen miles de trabajadores que en este momento no tienen trabajo.

-Nuestra gente de Vivienda está más ocupada que la de la Junta y la EPSA. En diez años, en Málaga la EPSA ha hecho 36 viviendas y nosotros 5.000. Hacemos rehabilitación y ellos muy poquita.

-¿Las diputaciones son útiles?

-Han de servir para hacer eficaz la descentralización que nunca dejaré de reclamar. Y los municipios pequeños necesitarán a las diputaciones para ser el órgano cercano que haga lo que ellos no pueden hacer.

-¿España debería, como Monti en Italia, unificar los ayuntamientos de menos de mil habitantes?

-Eso no resolvería los problemas de este país y crearía muchos más. El gran problema es que el Estado de las autonomías se ha construido muy mal; no se han transferido a los ayuntamientos las políticas que hay que acercar a la gente, que nunca debían haber estado en el ámbito regional. Es un pecado mortal.

-¿Como cuáles?

-Vivienda, política social, política cultural, de igualdad, juventud...

-Sin embargo su partido sí quiere matar a las mancomunidades.

-Se han convertido en un elemento de gasto más allá de lo necesario y lo útil. Creo que se han desnaturalizado para colocar a unos y otros.

-Para colocar han servido todas las instituciones.

-Pero algunas más que otras.

-Curiosamente, la ausencia de una descentralización interior ha fomentado en Andalucía un mayor tribalismo local. Sevilla y Málaga se llevan peor que cuando empezó la autonomía...

-Pero por el hecho de que está allí la sede centralizadora, absorbente, ineficiente y derrochadora, de la autonomía. En los demás municipios no veo que haya una situación de tribalismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios