Dos niños de 13 años apalean de forma brutal a otro en La Línea por un móvil

  • La víctima, discapacitado, recibió patadas, y quemaduras en rostro y brazo con un mechero al creer que les robó el teléfono · Le orinaron en la cara y le agujeraron la oreja

Comentarios 8

Dos menores de 13 años le dieron una paliza a otro de la misma edad y lo vejaron. Ocurrió el pasado jueves a plena luz del día en La Línea. La víctima, aunque no resultó herida de gravedad, tuvo que recibir asistencia médica y su familia cree que las secuelas psicológicas serán importantes.

La madre del menor agredido, que ha preferido hacer público únicamente su nombre de pila, Esther, explicó que su hijo también tiene 13 años y una discapacidad del 35%. Además, aseguró que su hijo nunca antes había tenido problemas con los dos supuestos agresores. Todos cursan estudios en el instituto Antonio Machado de esta localidad. Según explicó, ambos chicos acusaron a su hijo de haberle robado un móvil, algo que esta madre afirmó que es mentira.

El niño fue trasladado al servicio de Urgencias del hospital tras la agresión, que se produjo a las seis de la tarde en un callejón existente junto a la calle Calderón de la Barca. Al parecer, nadie escuchó nada.

Según consta en el parte médico del hospital que la madre facilitó a este diario, la víctima presentaba numerosas contusiones. Recibió patadas y puñetazos por todo el cuerpo, le quemaron el brazo y la cara y le hicieron un agujero en una oreja con unas tijeras. También se le orinaron encima, concretamente en la cara. De hecho, el parte hospitalario, además de diagnosticarle politraumatismo, constata lesiones por contusión en el rostro, la espalda y el muslo izquierdo, lesión y quemadura de primer grado en el antebrazo izquierdo, lesión punzante en lóbulo de la oreja izquierda, restos de tiza blanca en los dientes y lesión en mucosa oral por contusión sobre maxilar superior.

La madre del menor asegura que su hijo sólo va al instituto a hacer los exámenes y que está en casa. "Vamos a llevarlo a un psicólogo porque creemos que las secuelas pueden ser importantes", dijo.

Sobre los agresores, que no pueden asistir a clase por decisión del centro, aseguró que los padres le han pedido perdón a su hijo. "Lo tenían preparado porque iban con toda la intención del mundo. Llevaban un palo, tijeras y disolvente, con el que rociaron a mi hijo. Yo lo único que quiero es que paguen por lo que han hecho y que esto no vuelva a repetirse nunca más, ni con mi hijo ni con ningún otro chico", indicó. Este diario ha sabido que al menos uno de los agresores ha provocado problemas con anterioridad en dicho instituto.

Fuentes policiales confirmaron a este periódico que a los dos agresores, al tener 13 años, no se les puede imputar ningún delito pero que han sido identificados y que deberán declarar ante el Fiscal de Menores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios