La deuda viva de los ayuntamientos alcanza los 540 euros por habitante

  • Un informe del Ministerio de Economía eleva un 16% lo que los consistorios andaluces adeudan a la banca desde el inicio de la crisis en 2008 · Málaga, Sevilla y Córdoba ocupan el quinto, sexto y séptimo puestos

El Ministerio de Economía y Hacienda dio a conocer ayer por tercer año consecutivo la deuda que arrastran los ayuntamientos con la banca. La situación de asfixia financiera que arrastran muchos ayuntamientos desde hace décadas se ha visto incrementada desde la primera publicación de este informe al cierre de 2008, cuando la crisis empezaba a golpear con fuerza. Hasta 35.443 millones de euros en números rojos sumaron todos los ayuntamientos del país, de los que 4.527 millones correspondieron a los andaluces. En la comunidad esta deuda se elevó un 16,5% con respecto a 2008.

La cifra es elevada, aunque menor que en otras comunidades. La media por habitante de los ayuntamientos andaluces es de 540 euros, por debajo de la media nacional, cifrada en 613,6, y lejos de comunidades como Madrid (1.866 euros por habitante), Cataluña (1.005, duplicada desde 2008) o la Comunidad Valenciana (858). También se pasan de la media los ayuntamientos de Baleares (946,2) y Aragón (859,7) y están por encima de Andalucía los de Navarra (588,1) y Murcia (581,7). En mejor posición están los ayuntamientos de Extremadura (193,4), Galicia (228,6) o Castilla-La Mancha (300,9).

Pero el dato positivo de una media inferior a la de la mayoría de comunidades no deja de situar en el grupo de cabeza de los diez consistorios más entrampados a los ayuntamientos de tres capitales de provincia andaluzas. Son los consistorios de Málaga, Sevilla y Córdoba, que ocupan el quinto, sexto y séptimo puesto, con 743, 454 y 314 millones de euros de deuda, respectivamente.

En el lado opuesto hay ayuntamientos que han logrado menguar su débito financiero, o como oficialmente se la conoce, deuda viva. Es el caso de Huelva o Granada, y también Sevilla, que a pesar de que en términos absolutos tiene una de las mayores cuentas pendientes con los bancos, en proporción con sus habitantes está por debajo de Málaga (el doble de la media nacional), Jaén, Cádiz y Córdoba.

No sólo la capital malagueña la que más cuentas pendientes tiene con entidades financieras. Los ayuntamientos de esta provincia se resienten con un débito de 1.202 millones, más de un cuarto de la deuda de todos los ayuntamientos andaluces. Un resultado que se deriva del alto nivel de endeudamiento de los ayuntamientos , sobre todo, costeros, entre los que despunta el caso de Benalmádena, cuyas arcas municipales están aún peor que las de la capital con un déficit de 1.418 euros por habitante.

Pero si las entidades locales tienen un remanente negativo con los bancos, las diputaciones también. Las ocho corporaciones supramunicipales suman un pasivo de 1.190 millones de euros, de los que la Diputación de Córdoba se sitúa a la cabeza con 199 millones de euros, 248 euros por habitante.

También es elevada la deuda de las diputaciones de Cádiz (180 millones) o Málaga (162 millones), seguida de Huelva (161), Granada, (152), Sevilla (132 y la de menos ratio por habitante, 69 euros), Jaén (105) y Almería (95).

Según informó el Ministerio de Economía, el volumen de deuda varía mucho por ayuntamientos. Mientras hay 3.077 municipios, más de un tercio del total, que no presentan deuda alguna, hay 377 donde el endeudamiento supera los 1.000 euros por habitante.

Entre los diez ayuntamientos con mayor volumen de deuda, Madrid encabeza la lista, con un endeudamiento total de 6.453 millones de euros. De hecho, dos de cada diez euros de deuda municipal son del Ayuntamiento de Madrid. Le sigue a mucha distancia Barcelona, con 1.202 millones; Valencia, con 890 millones y Zaragoza, con 748 millones.

A pesar de lo abultado de las cifras, la deuda referida por el departamento que dirige Elena Salgado no es del todo real. Ésta se limita al concepto de deuda viva, es decir, los dígitos son las deudas con cajas y bancos relativas a créditos financieros, valores de renta fija y préstamos o créditos transferidos a terceros, excluyéndose, por tanto, la deuda comercial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios