"Los pacientes exageraron sus dolencias", dice un forense en el juicio de las pensiones fraudulentas

  • Una forense del fiscal quita gravedad a las lesiones de la madre de María José Campanario

Comentarios 2

Un médico forense reveló ayer en la novena sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Cádiz contra la trama de pensiones fraudulentes destapada por la operación Karlos que al examinar a la mayoría de los acusados observó que "exageraron sus dolencias". Este especialista testificó que en varios de los informes médicos "compartían las mismas palabras separadas por las mismas comas, hecho que me hizo dudar de la fidelidad" de los documentos.

Otras dos psicólogas que prestaron declaración corroboraron la opinión del forense sobre la exageración de algunas dolencias, como en el caso del imputado Manuel Gómez Hidalgo, quien "simuló y fingió de forma exagerada durante la realización de algunas pruebas". En concreto, en un test de inteligencia "se movía de forma brusca y violenta, y luego los resultados de la prueba fueron buenos, lo que demuestra que resultados y gestos eran incompatibles".

La sesión de ayer contó de nuevo con la presencia de María José Campanario, esposa de Jesulín de Ubrique, quien de nuevo rompió a llorar al oir cómo dos médicos, peritos de la defensa, explicaban que su madre, Remedios Torres, tiene limitaciones físicas importantes, que padece una artrosis avanzada y otros problemas de salud, que puede caminar pero parándose, que necesita un tratamiento continuado, que sufre dolores intensos. Que tiene, en fin, grandes limitaciones funcionales que le dificultan la vida diaria.

Otra forense sostuvo en cambio que, dentro de sus limitaciones, la suegra del torero puede desarrollar funciones vitales de forma tolerable, que se puede ir defendiendo, que tiene unos días peor que otros pero que, en fin, puede llevar una vida aceptable.

A Campanario se le escaparon las lágrimas mientras los médicos de la defensa y la forense repasaban los males de su madre y discrepaban al responder a las preguntas del fiscal y luego de su abogado defensor. Ausentes de anteriores sesiones del juicio, Campanario y su madre se acercaron ayer de nuevo al Palacio de Justicia de la capital gaditana. Las acompañaba Jesulín de Ubrique, que ocupó un asiento en las filas de atrás.

La sesión también contó con el testimonio por videoconferencia de un experto en caligrafía de la Guardia Civil, que se ratificó en una declaración anterior en la que afirmó que la firma que aparece en algunos informes médicos, entre ellos el de Remedios Torres, "fue falsificada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios