Un vecino de Tiro de Línea mata a una mujer y arroja su cuerpo al río

  • El cadáver fue hallado descuartizado, distribuido en una maleta y en una bolsa · El detenido y la víctima eran amigos pero el crimen no se considera violencia de género.

Comentarios 34

Un vecino de Tiro de Línea, identificado como A. G. S., de 30 años, ha sido detenido como presunto autor del homicidio de una conocida, una ciudadana estadounidense de 49 años, cuyo cuerpo fue descuartizado y arrojado al río Guadalquivir.

La Policía Nacional informó ayer de la recuperación del cuerpo de la víctima, que fue localizado en los bajos del Puente de las Delicias. La cabeza y un brazo de la mujer fueron hallados en una bolsa, mientras que el resto del cuerpo estaba en una maleta, según confirmaron fuentes policiales. La fallecida era natural de Nueva York pero llevaba varios años residiendo en Sevilla. 

La mujer tenía incluso permiso de residencia y se había asentado en el mismo barrio del Tiro de Línea donde vive el joven ahora arrestado. Entre ambos existía una relación de amistad y la Policía no ha tramitado el caso como un supuesto de violencia de género, lo que en principio excluye que mantuvieran una relación de pareja, al menos a efectos penales.

La desaparición de la víctima fue denunciada ante la Policía el pasado sábado, 4 de septiembre. Desde ese momento, se activó el protocolo establecido en los casos de desaparición y el grupo de Homicidios de la Jefatura se hizo cargo de la investigación.

Las primeras gestiones policiales se realizaron, como suele ser habitual en estos casos, en el círculo de amistades y conocidos más próximos a la persona desaparecida.

A través de esas primeras gestiones, los agentes analizaron la posibilidad de que una de estas personas pudiera estar implicada en la desaparición de la mujer. La investigación se centró específicamente en el vecino de Tiro de Línea A. G. S., de 30 años y con antecedentes policiales por una reclamación por parte de un juzgado de Sevilla.

Como continuación de las pesquisas, la Policía procedió en la tarde del pasado lunes a la detención del sospechoso. Las diligencias que se practicaron tras su arresto vinieron a confirmar las sospechas iniciales de los funcionarios policiales. 

En un registro domiciliario practicado en la vivienda del presunto asesino, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Científica realizaron diferentes pruebas que confirmaron su implicación en la desaparición y muerte de la ciudadana estadounidense. En concreto, la Policía halló abundantes restos de sangre procedentes de la víctima en este domicilio.

Tras su detención, el joven confesó su participación en la muerte y desaparición del cuerpo de la víctima, que fue arrojado al río Guadalquivir descuartizado, según confirmaron fuentes policiales. 

En la búsqueda del cuerpo intervinieron los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (Goes) de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental, que rastrearon el Guadalquivir en la zona donde podría haber sido arrojado, en el puente de las Delicias. Los agentes de esta unidad recuperaron sobre las once de la noche del lunes una maleta que contenía el cuerpo de la ciudadana norteamericana, aunque el mismo estaba decapitado y le faltaba un brazo.

La Policía reanudó la búsqueda de los restos en el río Guadalquivir al día siguiente, con la colaboración en este caso del Grupo Especial de Operaciones (GEO), con sede en Guadalajara y que cuenta con agentes muy especializados, entre ellos en submarinismo. El nuevo rastreo permitió, en la tarde de ayer, la recuperación de una bolsa de plástico en la que se encontró la cabeza y un brazo de la víctima. También se recuperaron de las aguas varios efectos personales de la víctima.

El detenido continuaba ayer en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Blas Infante y, aunque ya ha confesado la autoría del crimen, al cierre de esta edición aún no había prestado declaración ante los agentes del Grupo de Homicidios, que dirigen la investigación.

Por el momento se desconoce el móvil del asesinato, aunque la Policía no está tramitando el crimen como un supuesto de violencia de género. Tampoco ha trascendido si en el crimen se empleó algún arma. La Policía está a la espera de los resultados que pueda aportar la autopsia que se practicará al cadáver para averiguar más datos sobre cómo se produjo el asesinato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios