¿Hacia dónde dirijo mi futuro laboral?

  • Entre la vocación y las salidas profesionales hay un término medio, la especialización. Si aún tienes dudas sobre qué estudiar, Adecco ofrece un decálogo de consejos para elegir tu profesión.

¿Qué quiero ser de mayor? ¿En qué me quiero convertir? No todos los estudiantes que acaban de terminar sus exámenes de Selectividad y están a punto de tomar esta decisión lo tienen claro. Algunos, desde pequeños ya sabían lo que iban a ser de mayor. Otros, no. De hecho, casi cuatro de cada diez estudiantes no saben qué estudiarán a tres meses de realizar la prescripción en la universidad, según el VII Informe de la Fundación IUVE.

Realizar una decisión efectiva no es fácil y son muchos factores que se deben tener en cuenta. Dos de los que en ocasiones plantean el mayor dilema es la vocación y las salidas profesionales. Sin vocación, es difícil realizarse en el trabajo toda una vida, y sin salidas profesionales lo que es difícil es encontrar un trabajo.

Adecco Professional se aconseja intentar combinar ambos factores, convirtiéndose la especialización profesional en la clave. Si alguien tiene vocación de estudiar una carrera que no se encuentra en el ránking de las más demandas por el mercado laboral, especializarse en un campo muy concreto que esté relacionado con las tendencias más actuales del mercado puede permitirte satisfacer ambas pretensiones, dedicarte a tu vocación y poder ponerla en práctica trabajando.

Conocer la oferta y demanda de las carreras universitarias puede ayudar ante un dilema entre varias titulaciones.

Si no tienes clara tu vocación o te debates entre lo que te gusta y lo que más salidas profesionales tiene, Adecco ofrece diez consejos para ayudarte a elegir tu futuro profesional:

1. Descúbrete a ti mismo. Si no tienes clara tu identidad profesional, haz un ejercicio profundo de reflexión sobre tus capacidades y habilidades. ¿Qué es lo que se te da bien? ¿Eres bueno en los números, en idiomas, en el análisis y redacción de textos? Conocer tus fortalezas y debilidades será fundamental a la hora de descubrir tu inclinación o vocación profesional.

2. Infórmate. Conoce las ofertas de las titulaciones universitarias, sus asignaturas obligatorias y optativas, las especialidades, los practicum, las posibilidades de estudiar en el extranjero, las universidades donde se ofertan, los recursos de los centros, la

duración de los estudios, el coste económico...

3. Conoce el mercado laboral. Cuáles son las carreras con más salidas profesionales, qué especialidades son las más demandadas, aquellas titulaciones en las que más estudiantes hay, en las que menos, las remuneraciones.

4. Conjuga todos los intereses. Una vez descubiertos tus intereses personales y las realidades del mercado, trata de conjugarlos. Busca esas carreras que más te interesen porque se adapten a tus habilidades y gusto, y en las que sientas que vas a poder desarrollar tu potencial en el mercado laboral, tus motivaciones, las funciones que más te atraigan.

5. Apóyate en profesionales. Si aún así no tienes claro tu futuro profesional, busca el asesoramiento de profesores, acude a las ferias sobre orientación profesional, habla con profesionales de aquellas titulaciones que más te llamen la atención para conocer una visión desde la experiencia y realidad del mundo laboral en esas áreas.

6. Decide tú. En ocasiones factores externos pueden presionarte hacia una opción y otra, pero la decisión vocacional es personal. Por supuesto, escucha los consejos de tu entorno, pero nadie puede tomar la decisión por ti.

7. Diferentes vocaciones. No tiene porque existir una única vocación profesional; en ocasiones, existe una orientación hacia ciertas profesiones en las que tus gustos, habilidades, motivaciones pueden ser desarrollados, y que además sean demandadas por la sociedad y el mercado laboral. Descúbrelas.

8. La especialización de tu vocación. Si aún así, la carrera universitaria que deseas estudiar no se encuentra entre las más demandas por el mercado laboral, analiza qué campo o área está relacionado con las tendencias más actuales del mercado y especialízate en él. En la especialización puede estar la clave de tu empleabilidad.

9. Si no lo hay en tu ciudad, muévete. Las notas de corte del examen de Selectividad son decisivas para poder entrar la carrera deseada y en el centro deseado. Una décima puede dejarte fuera de donde tú deseas, pero no ha de hacerte abandonar tu vocación. Abre el abanico de posibilidades: cada universidad y cada ciudad presenta unas notas de corte diferentes, que te pueden abrir la puerta para poder estudiar la carrera/s que deseas.

10. Realización personal. La decisión que tomes marcará el destino de tu persona, pues el trabajo no sólo es un mero medio de subsistencia, sino también un instrumento de realización personal y vínculo social. ¡Suerte en tu toma de decisión!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios