El truco para navegar sin ser millonario

  • Una empresa malagueña alquila todo tipo de embarcaciones desde diciembre y está teniendo un gran volumen de reservas · El barco más barato cuesta 250 euros al día y tiene capacidad para siete personas

El sueño de muchas personas es comprarse un barco y estar todo el día navegando. Sin embargo, a ese anhelo se le suele añadir el deseo de que le toque la lotería como única forma posible de llevarlo a cabo. Dicen que la virtud está en el término medio y ya no es necesario ser millonario para poder disfrutar de una embarcación, aunque solo sea por unos días. La fórmula es más que sencilla y se sustenta simplemente en el alquiler de veleros aunque, pese a ser Málaga una zona eminentemente marítima, apenas está desarrollada.

El empresario malagueño Alfonso Marín y su socio Nino Florán no tenían nada que ver con el negocio de los barcos. De hecho, el primero tiene una agencia de publicidad en Sevilla. "Sin embargo, a los dos nos gusta la náutica y vimos que había muchos problemas para tener un barco y para conseguir un atraque en algún puerto, por lo que pensamos en la posibilidad de alquilarlos a cualquiera que estuviera interesado", explica Marín.

Se pusieron en contacto con los propietarios de varios barcos a lo largo de toda la costa andaluza y les propusieron alquilarlos, haciendo ellos la labor de intermediarios. De esta forma crearon la empresa en diciembre de 2010 y están teniendo un éxito mucho mayor del esperado. "Nuestro objetivo inicial era tener unos 15 barcos en cartera para alquilar durante el primer año y en menos de seis meses ya tenemos 22, con un índice de reservas del 60% en lo que va de año y muchas semanas ya cogidas", señala.

La compañía, que se llama Veleros del Sur, dispone por tanto de 22 embarcaciones disponibles de los cuales tres son propiedad de la firma (un catamarán Dufour, una lancha Cranchi y un velero Beneteau Oceanis). Marín subraya que se pueden arrendar desde lanchas italianas de siete metros hasta el mismísimo yate Falcao, un barco histórico que perteneció a la familia Real holandesa y que fue adquirido por un particular. Los precios, lógicamente, son distintos. Lo más barato cuesta 250 euros diarios y tiene capacidad para siete personas, por lo que cada uno tendría que abonar apenas 35 euros al día. En el polo opuesto, el Falcao cuesta 2.000 euros diarios aunque Marín destaca que "este barco es demasiado grande y se suele alquilar para la celebración de eventos, bodas, etcétera porque necesita una mayor tripulación". El precio medio del alquiler diario de las embarcaciones de esta empresa roza los 350 euros con una capacidad media por navío de entre 8 y 10 personas.

El perfil medio del cliente, según Marín, corresponde a personas de entre 30 y 55 años que viajan en dos o tres parejas de amigos durante dos o tres noches. De cara al verano, esta opción se está convirtiendo en una posibilidad que está ganando adeptos pues es distinta a las demás y su precio es asequible. La única salvedad es que entre los clientes debe haber alguien que tenga la titulación de patrón de barco o que contraten a alguno.

Marín precisa que el éxito de su empresa radica en el hecho de que "hay mucha gente con ganas de navegar y que tiene el título de patrón pero que no tiene barco porque es casi imposible encontrar un atraque y el mantenimiento es muy caro". Su empresa le da la oportunidad de disfrutar de la navegación sin preocuparse de nada más. "Es un mercado que está muy maduro en Mallorca e Ibiza pero en Andalucía es un negocio que está muy poco explotado", continúa el empresario malagueño, quien hace hincapié además en que "en Mallorca se usa en verano y en la Costa del Sol y el resto de Andalucía se puede navegar los 365 días del año". "Málaga ha vivido muchos años de espaldas al mar pero ahora damos un servicio nuevo y tenemos mucha demanda de turistas alemanes, británicos o franceses", afirma Marín, cuyo segundo negocio parece ir viento en popa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios