El mismo cuento con otra piel

  • Disney estrena mañana su nueva versión de 'La Bella y la Bestia'

  • Emma Watson ve a su personaje como "una joven luchadora que dice lo que piensa"

Dan Stevens y Emma Watson, en 'La bella y la bestia'. Dan Stevens y Emma Watson, en 'La bella y la bestia'.

Dan Stevens y Emma Watson, en 'La bella y la bestia'.

Comentarios 0

Cuando desde Disney se propusieron hacer otra versión de La Bella y la Bestia (1991), la película que junto con La Sirenita (1989) inauguró una nueva y fructífera etapa en los estudios, los productores pensaron en Bill Condon como la persona idónea para hacerse cargo del proyecto. Lo avalaban su pasión por el musical -Condon es director de Dreamgirls y guionista de Chicago- y su amor por el Hollywood clásico -ganó el Oscar por el libreto de Dioses y monstruos, en la que retrataba al cineasta James Whale al final de su vida-, pero pese a contar con una sensibilidad afín al material el realizador rechazó la oferta. Creía que aquella cinta de principios de los 90, el primer título de animación que la Academia nominaba a mejor película, era "perfecta" e iba a ser difícil igualarla. Pero Condon dejó de resistirse cuando pensó que la tecnología actual sí podía aportar una nueva experiencia al espectador. "Ahora es posible, por primera vez, crear una versión de calidad fotográfica de una taza de té que habla en un plató físico y en un formato de acción totalmente realista", explica el director.

Sí, porque La Bella y la Bestia regresa mañana a los cines con actores de carne y hueso pero sin variaciones notables: el público que quedó cautivado hace ya un cuarto de siglo no se sentirá traicionado por la relectura. "Queríamos que la historia fuera más real, no crear una nueva historia", dice Condon. La memorable galería de personajes que asistía al idilio entre Bella (Emma Watson) y el joven príncipe convertido en bestia (Dan Stevens, visto en Downton Abbey) sigue ahí, y encarnada por un espectacular reparto: la señora Potts, la tetera (a la que da vida en la versión original Emma Thompson, que toma el testigo de Angela Lansbury); Lumière, el candelabro (Ewan McGregor); Ding Dong, el reloj de chimenea (Ian McKellen) o Maurice, el padre de Bella (Kevin Kline). Todos interpretan la banda sonora que compuso Alan Menken junto al letrista Howard Ashman, aunque también se oirán tres nuevas canciones que Menken ha hecho junto a Tim Rice, que se sumó a la producción de Broadway tras la muerte de Ashman.

Emma Watson, a quien ya tuvo en mente Guillermo del Toro para una versión del cuento que preparó, se mete en la piel de Bella, una heroína que resultaba atípica frente a los personajes femeninos, un tanto planos, perfilados hasta entonces por Disney, una mujer devoradora de libros, introvertida y valiente. "Recuerdo a Bella como una joven luchadora que decía lo que pensaba y tenía ambiciones. Era muy independiente y quería ver mundo", valora la intérprete británica, a la que La Bella y la Bestia le transmite cierta reconciliación con la vida. "Cada vez que escucho la música de La Bella y la Bestia", asegura, "me vuelve esa sensación infantil de que todo va a ir bien y de que hay esperanza en el mundo".

más noticias de CINE Ir a la sección Cine »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios