Duelo para tapar grietas

  • El Real Madrid busca asentar las bases de su crecimiento ante el Deportivo de Valerón, que podría jugar su partido 300 en Primera si salta al Bernabéu

El Real Madrid afronta su partido de la Liga contra el Deportivo de La Coruña con la misión de poder asentar la base de un equipo titular que todavía expone algunas grietas. El equipo dirigido por José Mourinho aún mantiene el misterio sobre algunos puestos clave en el funcionamiento del equipo, nada menos que cuando falta una semana para afrontar el clásico de Liga contra el Barcelona.

"Si quieren, díganme qué jugadores juegan. Me dan la alineación y la saco... el próximo día, contra el Ajax (el miércoles). Me dan el equipo titular y lo saco", respondió el propio Mourinho ante las incesantes preguntas de la prensa local sobre el once titular para el encuentro de hoy.

El Real Madrid padece actualmente desde el dilema entre Mesut Özil, Luka Modric y Kaká en la conducción ofensiva, la eterna duda entre Karim Benzema y Gonzalo Higuaín y hasta la presencia de una figura como Sergio Ramos en el equipo titular.

Después de un inicio de temporada muy pobre, el último campeón de la Liga española pareció encontrar el rumbo en los choques contra el Manchester City y el Rayo Vallecano. Así y todo, a Mourinho le quedan algunas dudas por disipar.

El caso de Özil refleja a un futbolista alejado de su mejor nivel y sin la confianza ciega que su entrenador tenía hace un año.

El alemán perdió su condición de imprescindible ante la llegada de Modric, lo que lo alejó de la primera escena del equipo.

Durante la temporada 2011-2012, Özil se había sentado en el banquillo sólo en cinco partidos. Esta temporada, ya acumula tres encuentros iniciados como suplente. "La plantilla es buena y hay mucha calidad en el medio, más que el año pasado. Por eso, ahora hay más competencia y tiene que ganarse el puesto. Tiene que mejorar y llegar a su nivel normal", dijo ayer Mourinho.

El punto más crítico del actual curso para el alemán se vivió en la derrota por 1-0 contra el Sevilla, cuando fue reemplazado en el descanso junto a Ángel di María.

El caso de Kaká parece ser una historia sentenciada para el entrenador luso. El ex jugador del Milan se lució con un hat-trick en la goleada por 8-0 sobre el Millonarios colombiano por el trofeo Santiago Bernabéu, pero su gran actuación pareció más una promoción de cara al mercado de traspasos de enero que una petición de oportunidad en el esquema de Mourinho.

"El trofeo Bernabéu no tiene consecuencias importantes para mí. Es algo que no quería perder, pero desde el punto de vista deportivo no es un partido que me haga sacar conclusiones importantes", dejó en claro Mourinho.

La polémica con Sergio Ramos encuentra más asidero en rumores de farándula que en cuestiones deportivas. Mientras Mourinho sigue jugando al misterio, todo parece indicar que el defensor recuperará la titularidad indiscutida en el Real Madrid.

"Cuando Sergio está a tope, me aporta todo lo que debe aportar un defensa: seguridad defensiva, calidad en la salida del balón, fuerza a balón parado, liderazgo. Es uno de los mejores... cuando está a tope", deslizó el técnico portugués. El equipo titular del Real Madrid para enfrentarse al Deportivo todavía es un misterio. Mourinho tratará de resolver sus encrucijadas a tiempo para intentar acercarse al Barcelona, líder del torneo, y para encontrar la base del actual equipo, a falta de ocho días para el clásico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios