España reina en velocidad

  • Bruno Hortelano logra un histórico oro en 200m Sergio Fernández, plata en 400m vallas, y Toni Abadía, bronce en 10.000, completan la cosecha

Jornada fructífera para el equipo español que compite en los Europeos al aire libre que se celebran hasta mañana en Ámsterdam. Después del oro logrado en la jornada anterior por Ruth Beitia en salto de altura, hasta tres españoles consiguieron colgarse sendas medallas en las pruebas de 200 metros lisos, 400 metros vallas y 10.000 metros. Fueron, respectivamente, el oro de Bruno Hortelano (con récord nacional incluido en la semifinal), la plata de Sergio Fernández y el bronce de Toni Abadía.

Sin duda, el más meritorio fue el oro (en diferido) logrado en 200 metros por Bruno Hortelano, quien, haciendo honor a su apellido, ni ganó (en primera instancia) ni dejó ganar en segunda. Y aquí viene la explicación: la descalificación del holandés Churandy Martina, que invadió el carril interior en la última curva, convirtió a Bruno Hortelano minutos después de la final en el nuevo campeón de Europa de 200 metros, una disciplina en la que jamás un español ha estado en una final, europea, olímpica o mundial.

Hortelano se enteró por los periodistas de que Martina había sido eliminado en virtud de la regla 163.3 de la IAAF, después de haber festejado, bandera española al aire, un segundo puesto con una marca de 20.45 que, de por sí, le supo a gloria. "Me acaban de preguntar: ¿cómo se siente ganar? y yo he dicho: ¿qué? No sé cómo se siente ganar. Yo he venido aquí a disfrutar y disfrutando he quedado segundo y ahora parece que he ganado. Me acabo de enterar. He dado la vuelta de honor como segundo y no me lo creo hasta que tenga el oro colgando", comentó Hortelano.

Ocho centésimas habían separado al holandés del español en la meta, pero los jueces descalificaron de oficio a Martina, sin que mediara reclamación española.

Hortelano, primer velocista español que ha disputado una final de alta competición (cuarto ayer en 100 metros), se metió también en la de 200 después de una semifinal escrupulosamente preparada, adaptando su ritmo a las circunstancias meteorológicas.

En la semifinal observó que el viento daba de cara en la recta y reservó energías en la curva para poner toda la carne en el asador al enfilar la meta. Le salió perfecto porque no sólo arribó el primero, sino que, con un crono de 20.39, el segundo mejor de los que accedieron a la final, dio un tajo de 8 centésimas a su récord de España, conseguido en los Mundiales de Moscú 2013.

En 400 metros vallas, Sergio Fernández consiguió la medalla de plata con una marca de 49.06, sólo por detrás del turco Yasmani Copello (48.98). El vallista navarro, que se había clasificado para la final ganando su semifinal con 49.20, fue adelantando rivales en la recta final hasta arribar segundo a la meta.

Por su parte, Toni Abadía logró el bronce en los 10.000 metros tras llegar a meta en 28.26,07, siendo tan sólo superado por los intratables turcos Polat Kemboi Arikan (28.18,52) y Ali Kaya (28.21,42).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios