Tenis

Ferrer bate a Hewitt para plantarse en octavos del Abierto de EEUU

  • El español derrota al australiano por 7-6, 4-6, 6-3 y 6-0 y se enfrentará a Casquet. Djokovic, Roddick y Del Potro también ganan sus partidos.

David Ferrer se unió a Nicolás Almagro, únicos supervivientes de la Armada, en los octavos de final del US Open, al derrotar a su "ídolo" Lleyton Hewitt por 7-6, 4-6, 6-3 y 6-0, en una jornada en la que Novak Djokovic, que defiende título en Nueva York, barrió al francés Julien Benneteau (6-3, 6-2, 6-2). Roddick superó por 7-5, 7-6 (7-1), 4-6 y 6-4 al italiano Fabio Fognini y Del Potro, que ganó  6-3, 7-5 y 6-6 (11-9) a Leonardo Mayer.

No lo pasó bien Ferrer, que se llevó la primera manga en un agónico tie break en el que hubo largos y buenos intercambios de golpes, con alternativas, subidas a la red y lleno de emoción en la pista Louis Armstrong de Flushing Meadows. El alicantino cedió el siguiente parcial, pero aprovechó las carencias físicas de un adversario que, a sus 31 años, piensa más en el tiempo que le resta antes de la retirada que en conquistas mayores que ya obtuvo tiempo atrás. Hewitt, otrora número uno del mundo pero ahora anclado en el 125, no logra un título desde que venció en Halle en el año 2010. Fue el último de sus 28 éxitos. El ímpetu del australiano se diluyó poco a poco. En cuanto ganó el segundo set se desmoronó ante la resistencia de Ferrer, que se hizo con las otras dos mangas por la vía rápida.

El de Jávea se enfrentará al francés Richard Casquet, cabeza de serie número trece del torneo, que alcanzó los octavos de final después de imponerse en la tercera ronda al estadounidense Steve Johnson (7-6 (4), 6-2, 6-3). El galo tuvo que emplearse a fondo para doblegar a un tenista que bajo la condición de local le puso las cosas muy complicadas, aunque con el paso de los juegos fue perdiendo fuerzas. Gasquet no cedió ni un set aunque en el primero tuvieron que llegar hasta el tie break, pero después de eso arrasó a su rival para alcanzar la siguiente ronda.

El ex número uno del mundo, Andy Roddick, siguió haciendo su mejor tenis desde que anunció que al concluir el Abierto de Estados Unidos se retirará del circuito profesional. Roddick, de 30 años, vigésimo cabeza de serie, gozó de otro triunfo especial, después del anuncio el pasado jueves de su retirada, y lo disfrutó junto a los entusiasmados seguidores neoyorquinos que llenaron la pista Arthur Ashw Stadium para verlo. "No pienso ahora en el próximo partido ante Del Potro, un extraordinario jugador sino en la felicidad que me da el seguir la próxima semana en el Abierto", declaró Roddick. "El partido contra Del Potro hay que jugarlo y veremos a ver que es lo que sucede".

Del Potro, que en el 2009 fue campeón del Abierto, no tuvo un partido fácil ante Mayer, 63 del mundo, en el primer duelo profesional entre ambos, al ver como su compatriota fue de menos a más y el desempate en el tercer set le evitó haber tenido problemas serios. Como Del Potro adelantó a los periodistas, Mayer hizo valer su buen saque y con 11 aces y además salvó situaciones complicadas al hacer un tenis muy agresivo, sin mostrar ningún efecto al principio de deshidratación que sufrió el pasado viernes después de concluir el partido, que ganó, ante el español Tommy Robredo. Del Potro tampoco mostró secuelas de su dolencia en la muñeca izquierda, aunque fue atendido dos veces por un problema en la rodilla, que no le impidió continuar con normalidad en el partido. El número ocho del mundo tuvo una vez más la clase para conseguir los puntos decisivos en la segunda manga cuando después de haber perdido el saque 4-5 y Mayer lo tuvo para cerrarla no lo consiguió y Del Potro resurgió para llevarse con tres juegos consecutivos. Lo propio sucedió en el tercer set, aunque Del Potro no aprovechó las oportunidades que tuvo para cerrarlo sin tener que ir al desempate, al final encontró la manera de ganarlo y cumplir con los pronósticos de estar de nuevo en los octavos de final para protagonizar junto a Roddick el quinto duelo profesional con ventaja de 3-1 para el jugador argentino.

Antes Djokovic, el número dos del mundo, volvió a dar otra exhibición de seguridad con su tenis y sin ningún tipo de concesiones ganó fácil en tres sets, 6-3, 6-2 y 6-2 al francés Julien Benneteau para llegar a los octavos de final del torneo en el que defiende el título de campeón. Djokovic sólo necesitó una hora y media en batir al francés, que se limitó a devolver lo que le dejaba el jugador serbio, que en los octavos de final tendrá como rival al suizo Stanislas Wawrinka, decimoctavo cabeza de serie, que ganó también fácil por 6-4, 6-4 y 6-2 al ucraniano Alexander Dolgopolov. "Todo ha sido normalidad, mi juego respondió como esperaba, me adapte bien al calor e hice lo que necesitaba para conseguir la victoria", declaró Djokovic. "La primera semana del Abierto es muy complicada porque es la que realmente necesitas para completar la mejor adaptación, al margen de ganar partidos, y ambos cosas las he logrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios