Fiestas aplazadas por la gran final

  • El pulso por la 'Champions' hace que Barcelona y Manchester celebren con mucha mesura sus títulos

Manchester United y Barcelona celebraron de forma modesta sus respectivos títulos de Liga a la espera de lograr su gran objetivo: la Liga de Campeones por la que pelearán el 27 de mayo en Roma.

El técnico del Barcelona, Josep Guardiola, reaccionó de inmediato al título conquistado el sábado gracias a la derrota del Real Madrid y para el viaje de ayer a Mallorca dejó en casa a Xavi, Leo Messi, Puyol, Piqué, Toure Yaya y Sergio Busquets. Pese a que el equipo quiere batir en los tres partidos que restan el récord de goles en una Liga (lleva 103 y está en 107), Roma es ya la única meta.

Barcelona se echó a la calle en la medianoche para celebrar la derrota del Real Madrid en Villarreal y el título de Liga, sólo tres días después de festejar la Copa. Los jugadores del Barcelona lo vivieron cada uno en su casa, a la espera del partido de ayer, a través de la televisión y con intercambio de SMS.

Sólo hoy, camino del aeropuerto, los fans honraron a sus héroes, que vivirán una gran fiesta por el doblete la próxima semana en casa, ante Osasuna, en el estadio Camp Nou.

La celebración en las calles se aplaza a un eventual título de la Liga de Campeones, que completaría un inédito triplete.

"Pep (Guardiola) me ha dicho que tendrán tiempo de preparar la final con tranquilidad. Será una final preciosa", dijo el presidente del Barcelona, Joan Laporta, ya ilusionado con Roma.

"Lo vamos a hacer, vamos a darlo todo para poder ganar la Champions", dijo la estrella Messi en una entrevista con La Vanguardia de ayer.

Lo mismo sucede con el Manchester. El sábado celebró el título en el césped de Old Trafford y poco después, la vista ya estaba puesta en el Barcelona. "Los jugadores y los fans están arriba. Es muy positivo que estemos en forma en este momento", dijo el técnico de los diablos rojos, Alex Ferguson. El Manchester quiere ser el primer equipo en conseguir dos Ligas de Campeones seguidas desde que se instauró el nuevo formato.

"Es importante haber cerrado ya el título, así podemos preparar la final de la Liga de Campeones ya y dar al manager la opción de dar descanso a los jugadores", dijo el delantero Wayne Rooney. Hay tiempo para que el defensa Rio Ferdinand se recupere para poder estar en la final, un encuentro que considera "enorme".

"El lunes ya estaremos listos para el Barcelona", aseguró el veterano Ryan Giggs. "Bien hecho Fergie, bien hecho United, ahora a por el Barça", escribió News of the World. En similares términos se expresó la prensa de Barcelona.

Si el club azulgrana busca el tercer máximo título europeo de su historia y la certificación del triplete, el United aún va más allá. Tras haber ganado la Copa de la Liga, el Mundial de clubes y la Premier, el Manchester persigue un póker de trofeos.

El de Roma será, pues, un choque entre quizás los dos mejores equipos de Europa. "Es más que otro título. Se trata ahora de una lucha de poder de primera magnitud", apuntó ayer The Sunday Telegraph. Por ello no hay tiempo de celebración y Manchester United y Barça sólo piensan en Roma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios