¿Mejor con el trivote?

  • Desde Vallecas, al Granada le cuesta generar tanto peligro como aquel día · La entrada de Brahimi, que juega por delante de Iriney, al menos deja el empate en casa

Los problemas del Granada CF de Anquela están empezando a correr el serio riesgo de hacerse crónicos. Dos semanas después del Bernabéu, una más en el recuerdo del Sevilla, el equipo no presenta mejor aspecto. Algo más fuerte en defensa, la falta de la vitamina del gol y, sobre todo, la forma de fabricarlo ya es la emergencia número uno en los rojiblancos.

¿Trivote otra vez?

Puede dejar de ser una curiosidad que el partido en el que mejores sensaciones dejó el Granada CF en ataque fuera el del tan criticado Rayo Vallecano. Aquel día Lucena formó por delante de la defensa y los dos medios centros restantes, Mikel Rico y Iriney estuvieron más sueltos para llevar balones al ataque. El peligro aquel día fue constante sobre la meta del rival. Ahora, con estos dos efectivos en el doble pivote, es lo que echa de menos el equipo de Anquela. Un jugador que sea capaz de habilitar a Orellana en la media punta, y que el chileno logre contactar en ataque, ya sea con Youssef El Arabi, muy poco visible ayer, y Gabriel Torje, desacertado tras una semana triunfal con el combinado nacional de su país. La ocasiones brillan por su ausencia desde Vallecas. ¿Volver al trivote?

Brahimi solución

El franco-argelino fue la mejor noticia para el Granada ayer. El futbolista procedente del Stade Rennais demostró que puede ser el jugón que ofrezca pase y apoyo a Orellana por dentro, y que sea capaz de desequilibrar y crear dudas a las defensas cerradas, como lo fue ayer la del Deportivo y hace unas semanas la del Sevilla. Su entrada en el campo revolucionó al Granada y no es exagerado afirmar que su repertorio de pases y visión de juego enseñaron la mejor versión de los rojiblancos. Pero más evidencias para el debate. Yacine Brahimi desempeñó en los minutos finales por delante de Iriney, que quedó como cerrojo en la defensa junto a Íñigo López y Mainz. El '3' del Granada se movió libre de ataduras y conectó con los jugadores de banda, sobre todo con Siqueira y Jaime Romero. Desde ya debe ser titular. ¿En detrimento de quién? ¿Mikel Rico? ¿Iriney? ¿El Arabi? Ojito al trivote...

Cuesta horrores

Que el Granada haga gol. Es el tema estrella y el que más preocupa. En cuatro jornadas sólo dos goles y por fallos del rival. Un rechace de un penalti y un rebote dentro del área. Es posible que una de las claves sea el rendimiento de Floro Flores. El italiano porfía por todos los balones en alto, hasta los gana, pero le falta llegar claro al remate. El gran problema es que siempre se tiene que pelear con los centrales, ayer Aythami y Marchena, dos tanques. Y eso le cuesta estar en el sitio del goleador. Fueron varios los centros francos en los que no llegó porque ambos le marcaron a la perfección. Otra cosa es que aún no le ha tomado el pulso a las defensas de la Liga española. Cayó siete veces en fuera de juego. Vive en su límite y siempre le cazan. Al menos ya ha marcado.

Un buen balance

La defensa es la línea más cambiada del Granada con respecto al Bernabéu. El equipo se rompe en dos bastante menos que en las tres jornadas precedentes. La vuelta de Mainz, junto a su inseparable Íñigo López, ha devuelto seguridad al equipo (pese al error de pase en el gol de los coruñeses). Iriney ancla mejor al equipo y los jugadores de banda cumplen mejor en el repliegue. También Mikel Rico está más entonado en lo físico y se nota. El Deportivo encontró menos espacios y, pese a que llegaran mucho a portería, las mejores oportunidades sólo las tuvieron cuando el Granada estaba más volcado en busca del empate.

Espacios por delante

Un aspecto que debe corregir también este Granada, y de ahí seguramente el debate del trivote, es que existe un vacío por delante de la media punta. Orellana baja mucho para recibir la pelota, toda vez que a Mikel Rico los rivales cada vez le dejan menos maniobrar. Cuando el chileno tiene el balón hay muchos metros entre él y el delantero, y por mucho que trate de fijar la marca, no logra crear todas las situaciones de peligro que suelen emanar de sus botas. Quizás el día que enganche de verdad un buen tiro los defensas se piensen más lo de dejarle sólo y centrarse en Floro y los jugadores de banda.

Nyom y Siqueira

Su aportación por bandas se antoja fundamental, una vez que el francés centra mejor en cada partido. Él está en plena forma y logra equilibrar sus apariciones en defensa y ataque. Es el brasileño el que aún está lejos de ser el que era. Tímido en ataque y correcto en defensa, arriba se le echa en falta. El ejemplo es que cuando subió por su carril por primera vez fue una ocasión para Floro. Cuando aparezca irán mejor las cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios