Tenis

Nadal-Federer, otra vez en la final de París

  • El español derrota en semifinales a Murray mientras el suizo hizo lo propio con Djokovic, que tendrá que esperar al domingo para saber si consigue arrebatarle el número uno a Nadal.

Comentarios 4

El suizo Roger Federer derrotó a Novak Djokovic por 7-6 (5), 6-3, 3-6 y 7-6 (5), en tres horas y 39 minutos, al límite de luz, impidió que el serbio se convirtiera en número uno del mundo, de momento, y se clasificó para disputar su cuarta final de Roland Garros contra el español Rafael Nadal. El español, que derrotó antes al británico Andy Murray por 6-4, 7-5 y 6-4, para alcanzar su sexta final en París, debe ahora ganar el título para conservar su estatus. Así igualaría los seis del sueco Bjorn Borg, además. Si pierde, Djokovic se lo arrebatará después de estar Rafa 98 semanas al frente de la clasificación mundial.

Federer fue el último jugador que había ganado a Djokovic el año pasado en las semifinales de la Copa Masters en Londres, y ahora volvió a derrotarle para cortar la racha de 43 victorias consecutivas que el de Belgrado llevaba desde entonces (41 esta temporada). El serbio, que llevaba cuatro días sin jugar, se ha quedado a una de igualar con el checo Ivan Lendl y a tres de alcanzar al argentino Guillermo Vilas. Pero lo que más le duele a Djokvic es que de haber ganado este partido, además de haber significado su primera final en Roland Garros, habría arrebatado por sí mismo el puesto de número uno a Rafael Nadal. Ahora dependerá de Federer.

Nole, con 41 triunfos en este año, estaba a uno solo de igualar el mejor comienzo de temporada de John McEnroe, establecido en 1984 cuando perdió en la final de París precisamente, contra el checo Ivan Lendl. Mientras Rafa Nadal apagaba las velas de su tarta de 25 cumpleaños en el restaurante de la prensa, la central rugía continuamente con gritos de ánimo, "¡Federer, Federer, Federer!". El suizo realizó un partido extraordinario, algo que no quisieron perderse leyendas del tenis como el brasileño Gustavo Kuerten, los estadounidenses Jim Courier y Martina Navratilova, y el croata Goran Ivanisevic, la actriz Salma Hayek, el ex primer ministro francés Lionel Jospin, y Anna Wintour, nueva directora de Vogue.

Federer, corriendo como nunca, motivado especialmente para este duelo, después de perder tres veces este año contra Djokovic, salvó dos puntos de set en el primer parcial (4-5) para forzar el desempate y ganar ahí por 7-6 (5). Con el público jadeando sus golpes, y ante un cierto desconcierto de Djokovic, el suizo se hizo con el segundo parcial, después de que el serbio levantase cinco puntos de sets con su servicio (5-2), pero Federer confirmó luego con el suyo.

Con dos sets a cero Federer parecía lanzado, pero fue entonces cuando apareció la figura de Djokovic para colocarse el serbio con 3-0 y apuntarse el parcial por 6-3, dando más emoción si cabe al duelo. Djokovic sólo ha perdido un partido a cinco sets después de ceder los dos primeros. Fue en la segunda ronda de Wimbledon 2005 ante el español Guillermo García López (3-6, 3-6, 7-6 (5), 7-6 (3) y 6-4), y como entonces no cejó en su empeño hasta el final.

El serbio rompió el servicio de Federer en el noveno juego del quinto set (5-4) tras una doble falta y un golpe con el marco de la raqueta, y se dispuso a servir para nivelar la contienda, pero el mejor Federer apareció entonces, para enviarle un revés paralelo impecable, y romperle después (5-5). El desempate decidió el encuentro y allí el servicio de Federer fue pieza clave. Logró dos directos, uno de ellos para cerrar el encuentro, el 18 del partido, y después levantó el dedo índice, en señal de victoria, una gran victoria.

Nadal gana a Murray a ritmo de campeón

Rafael Nadal destruyó la estrategia del británico Andy Murray para alcanzar por sexta vez la final de Roland Garros, donde de ganar el domingo igualaría los seis títulos del sueco Bjorn Borg. En la final espera Roger Federer, que venció a Novak Djokovic en cuatro sets (7-6 (5), 6-3, 3-6 y 7-6 (5)). El serbio llevaba 43 victorias consecutivas en lo que llevamos de temporada. Ahora tendrá que poner el contador a cero.

Nadal se impuso por 6-4, 7-5 y 6-4 al escocés en tres horas y 17 minutos, en el primer enfrentamiento entre ellos en Roland Garros, en un día con mucho viento y en una jornada en la que por primera vez la primera semifinal dio comienzo una hora después de lo habitual, a las 14:00, un retraso para evitar la hora de comida y que la Philippe Chatrier presentara un lleno acorde con la presencia de los cuatro mejores del mundo. El español ya tiene su primer regalo de cumpleaños, aunque luego después la televisión francesa le entregó un CD con las cinco finales de sus Roland Garros ganados.

El primer punto del partido que Murray planteó fue una dejada. Quedaba claro desde el principio cuál sería su estrategia. Sacar de la línea de fondo al español y evitar los largos intercambios donde Nadal es el rey. Murray practicó esta alternativa durante todo el partido. Casi siempre en el lado izquierdo del juez de silla, donde el viento le llegaba de frente, frenando su impulso y adormeciendo mucho más la bola. Le salió casi siempre bien pero Murray debía además aumentar la solidez de su juego si quería sacar de su sitio al zurdo español, y quebrarle más veces, y ahí se encontró con una auténtica roca pues Nadal acabó salvando 15 oportunidades de 18.

"Golpea de revés, golpea tu p... revés", se le escuchó a Murray desesperado para añadir después "¿por qué te da miedo golpear de derecha?". La desesperación del escocés, su frustración, era evidente, la sentía su banquillo donde el venezolano Daniel Vallverdú, amigo y consejero de Andy, pagaba las consecuencias del enfado de Murray. El primer set se resolvió en 62 minutos después de que Nadal se adelantase 5-1, y después de que estuviera a dos puntos de ganarlo (5-3, 15/30), en una manga en la que el británico ganó las cinco dejadas que intentó, pero Rafa fue más resolutivo y confirmó a la tercera oportunidad.

El segundo set fue más extraño, con cinco roturas en total. Murray apenas expresó dolor, a pesar del esguince en el tobillo derecho que sufrió en tercera ronda, y llegó a situarse con ventaja 5-4, pero Nadal ganó los cinco juegos siguientes, con una gran solvencia para sentenciar el parcial y dominar el tercero 2-0. Pese a todo el británico llegó a inquietar con 4-3 y tuvo tres oportunidades para romper el servicio del español, pero Nadal estuvo hoy inabordable en ese sentido, y en este juego realizó una dejada magistral para hundir al británico y ganarle de nuevo otros tres juegos seguidos para liquidar la contienda.

El tenis británico tendrá que esperar otra oportunidad. Murray ha completado las cuatro semifinales del Grand Slam, pero su país lleva desde 1936 sin ganar un Grand Slam (Fred Perry en Wimbledon), y desde 1935 sin vencer en Roland Garros (Fred Perry). Ahora, con 43 victorias en su torneo talismán, Nadal está fresco para la final y listo para lograr su décimo torneo del Grand Slam. Rafa ya ha superado los problemas de la primera ronda contra el estadounidense John Isner, único partido que este año se le ha ido a cinco sets. Los demás, todos los ha firmado en tres mangas, a lo campeón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios