COVIRÁN GRANADA | GUAROS DE LARA

Primera derrota de la pretemporada

  • El equipo de Pin cae ante el cuadro venezolano en un partido que se tuvo que decidir en la prórroga pese a que los nazaríes llegaron a tener catorce puntos de ventaja en el tercer cuarto

Eloy Almazán intenta la penetración defendido por un jugador del equipo venezolano. Eloy Almazán intenta la penetración defendido por un jugador del equipo venezolano.

Eloy Almazán intenta la penetración defendido por un jugador del equipo venezolano. / alex cámara

Segundo test en dos días. Tras superar el viernes de forma brillantes al Aceitunas Fragata Morón, el Covirán se midió ayer al Guaros de Lara de Venezuela, ante el que cayó por 93-96, sufriendo su primera derrota de la pretemporada en el último de los choques de la jornada del sábado del Circuito Movistar. El poderío físico, la fortaleza interior y el juego alegre del que fue el año pasado el mejor equipo sudamericano fue una buena prueba de fuego para los de Pablo Pin, que afinan su puesta a punta de cara al inicio de Liga. Wrigth sólo pudo jugar un minuto, lo que posibilitó que los venezolanos hicieran mucho daño por dentro.

Como ocurrió ante Morón, el Covirán entró frío al partido y las primeras ventajas fueron para los visitantes, que se pusieron rápido 4-10.

Los de Pin reaccionaron de la mano de Alejandro Bortolussi, Alo Marín y Ferran Torres. Un parcial de 11-2 volteó el marcador y colocó por primera vez (15-12) por delante a los nazaríes, que mandaban 24-18 al final del primer cuarto.

En el segundo acto ambas escuadras fueron a tirones. Al Covirán se le cerró el aro y el Guaros firmó un 1-13 para colocarse otra vez por delante (25-31, 14'). Igual que el círculo menguó, volvió a abrirse, por lo que los rojiblancos respondieron con un parcial de 10-0 (35-31, 17').

No frenó ahí el ímpetu nazarí, que siguió fuerte en defensa y acertado en ataque, con los triplistas acertando sus tiros, para rozar los diez puntos de renta (42-33) al borde de un descanso al que se llegó con una buena ventaja local (46-36) tras otra canasta de Alo Marín, que firmó unos minutos brillantes.

El Covirán alcanzó su máxima renta en la reanudación (50-36), aunque en esto del baloncesto te relajas o bajas el pistón unos minutos y el rival te pinta la cara. Un bravo Guaros de Lara remó hasta colocarse muy cerca (56-53, 27').

Pin tuvo que pedir tiempo y tomó la responsabilidad Eloy Almazán, que devolvió la tranquilidad con un par de canastas. Un triple de Germán Martínez y tres tiros libros de Bortolussi cerraron el cuarto con 68-60 en el electrónico.

El choque parecía ganado para los granadinos, pero entonces recibieron un inesperado 0-13 en contra (del 78-70 al 78-83) que lo cambió todo. Los puntos de Martínez y Marín provocaron que todo empezara de nuevo (83-83) con dos minutos y medio por delante.

Los venezolanos se volvieron a colocar cuatro arriba (85-89) pero Bortolussi aportó un tiro libre y Almazán empató a falta de tres segundos con un triple. La bandeja de los venezolanos para ganar no entró y el choque se fue a la prórroga.

En el tiempo extra, la primera canasta nazarí tardó casi tres minutos en llegar (Martínez para el 91-93). Y los de Pin sólo anotaron una más, aunque en los instantes finales Carlos Corts falló el triple que podía haber forzado una segundo prórroga. Derrota de las permitidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios