Roberto aguanta con paciencia

  • El guardameta gallego no se desespera por haber perdido el puesto en la portería esta temporada, aunque sí admite que "me llevé un palo al principio por no jugar, pero estoy preparado para ayudar"

Roberto Fernández vive una situación a la que está poco acostumbrado. La llegada de Toño para competir por un puesto en la portería le ha relegado a la suplencia, cuando durante la pretemporada pareció tomar ventaja para partir de titular. Han transcurrido tres jornadas y ha visto todos los partidos desde el banquillo. Pese a todo no pierde la esperanza y piensa que "más duro es no poder estar en un equipo de fútbol de Primera División como le ha sucedido a dos de mis compañeros, que se han tenido que ir. Eso sí que es duro y no estar en el banquillo". La mención la hizo por Pamarot y David Cortés, a los que se les comunicó el despido el pasado miércoles.

Esta situación ya la vivió durante un año antes de fichar por el Granada, cuando se encontraba en el Osasuna. Cree que lo mejor que se debe hacer en momentos así es "estar contentos y trabajar para cuando llegue la oportunidad. Voy a continuar de esa manera para estar a tope en el instante que aparezca esa oportunidad". Sí reconoce el guardameta gallego que guardaba esperanzas de ser titular en el inicio liguero. "Me llevé un palo al principio de la temporada, pero estoy preparado para ayudar al equipo, que es lo más importante ahora", admitió.

La experiencia acumulada a lo largo de sus años en el fútbol le permite ver las cosas desde otra perspectiva y con mayor tranquilidad. Considera que lo importante en la vida es que "al que trabaja le llega la oportunidad, ya sea en septiembre, en noviembre, en marzo o en agosto del año que viene, ya sea en el Granada o sea en otro sitio. Siempre he sido de trabajar día tras día y de respetar las decisiones de los entrenadores y del club, para esto estoy aquí, para esforzarme y que el Granada siga muchos años en Primera".

No le agrada que se produzca el parón este fin de semana. Piensa en cualquier caso que es negativo y no sólo por venir de una derrota. "Para mí siempre son negativos, porque si ganas un partido estoy deseando que llegue el domingo otra vez para jugar y esta feliz. En el caso de perder quieres vengarte a la semana siguiente de ese mal sabor de boca. Por eso para mí estas semanas se hacen largas y ojalá que llegue cuanto antes el partido con el Depor para que podamos alcanzar la primera victoria. Se nos hará un poco largo. La gente no debe ponerse nerviosa. En estos encuentros disputados nos han faltado algunas cosas que debemos corregir para que no se produzcan otra vez", señaló Roberto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios