A recobrar el terreno perdido

  • El conjunto de Pablo Pin está obligado a ganar al cuadro pimentonero, un recién ascendido que cuenta con las mismas victorias y derrotas que los rojinegros

Alejandro Bortolussi tendrá mucho trabajo con los interiores del Real Murcia. Alejandro Bortolussi tendrá mucho trabajo con los interiores del Real Murcia.

Alejandro Bortolussi tendrá mucho trabajo con los interiores del Real Murcia. / agencia garnata

Sin apenas tiempo para pensar en la derrota del pasado miércoles en La Roda, el Covirán Granada afronta hoy su tercera cita en apenas siete días. Los de Pablo Pin, que perdieron en liderato en tierras manchegas, reciben a un recién ascendido como es el CB Myrtia, que arranca su singladura en la LEB Plata bajo el nombre de Real Murcia Baloncesto.

Los rojinegros no esperaban caer en La Roda, por lo que están obligados a mantener su carácter de invicto en el Palacio de Deportes para no descolgarse de la primera plaza que ocupa el Arcos Albacete. Dos malos cuartos antes y después del descanso provocaron el pasado miércoles un esfuerzo extra en los últimos diez minutos en los que anotó 33 puntos que no le sirvieron para llevarse el choque. Un parcial que ha sido el mejor en anotación del Covirán en la presente temporada y que debe ser el camino a seguir dado que hasta el momento el juego de ataque es el punto débil del cuadro granadino. De hecho, de los diez primeros, es el que menos puntos anota junto a Ávila. Ha sido su trabajo defensivo lo que ha permitido lograr las victorias pero cuando se baja la intensidad atrás se ven las carencias de un equipo con muchos recursos pero que debe mejorar ante el aro rival para ser el claro favorito.

Pero no sólo hay que mejorar en ataque sino que, como quedó de manifiesto en La Roda, los hombres altos tienen muchos problemas cuando se ven las caras con un pívot dominante. Ocurrió en Alicante con Amadou Sidibe y también el miércoles ante Placide Nakidjim, que capturó el solo 12 rebotes por 11 de los cuatro jugadores interiores del Covirán.

Mención aparte merece David Iriarte cuya aportación en las primeras siete jornadas de Liga está siendo muy decepcionante. El balear cada vez tiene menos protagonismo en el juego y los cinco minutos y medio que jugó la pasada jornada así lo demuestran.

Pin espera poder contar con Carlos Corts, que se ha perdido los dos últimos partidos por un esguince de tobillo en los que la dirección del juego se ha notado cuando había que darle descanso a Carlos de Cobos. La apuesta por Germán Martínez como playmaker no ha dado su fruto por la poca confianza mostrada desde el banquillo al canterano en esa posición, de ahí que Alo Marín haya actuado de base en los últimos minutos frente a Hospitalet y La Roda.

No obstante, con el plantel de jugadores de los que dispone Pin, el Covirán es favorito ante un equipo que seguramente no se lo ponga fácil a los rojinegros. Los pimentoneros ya mostraron en pretemporada que iban en serio pues no sólo derrotaron al Covirán sino que también lo hicieron ante Alicante. Bajo la dirección de Quini García, cuenta con las mismas victorias y derrotas que los granadinos (5-2) tras apostar por la continuidad del bloque del ascenso en su intento por consolidar el proyecto en LEB Plata.

Sin embargo, ha acertado en los fichajes de los jugadores extranjeros. En concreto tiene cinco: dos norteamericanos, un francés, un inglés y un montenegrino. Entre ellos destaca Chris Matagrano, un pívot de 2,06 que llega de Portugal y que pasa por ser el máximo anotador y reboteador. Quinto jugador más valorado de la categoría, está bien secundado en la parcela anotadora por el escolta galo Kevin Franceschi con una media de más de 13 puntos por partido. Además, volverá al Palacio Juan Ignacio Jasen, que jugara en el CB Granada.

En definitiva, un rival complicado ante el que demostrar el auténtico poder de un equipo llamado a pelear por el ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios