El '74' resucita al 'queso mecánico'

  • Despropósitos El equipo granadino regala la primera parte y se marcha al descanso cayendo 3-0 Insuficiente La reacción tras el descanso no fue completa

Al Granada 74 le va la marcha. Comprobado está que el sufrimiento será compañero de viaje hasta el final y que como el equipo se desaplique en defensa tal y como lo hizo ayer en Albacete, el panorama (visto lo difícil que le resulta a los de Tapia hacer goles) se dibuja muy gris.El cuadro granadino dejó pasar una gran oportunidad de acercarse a la permanencia tras una mala primera parte en la que fue duramente castigado por un rival que lleva toda la temporada en puestos de descenso, pero que se fue al descanso haciendo recordar a sus fieles a aquel 'queso mecánico' que tantas sorpresas dio en Primera División. La diferencia de tres goles no existe entre unos y otros, y en la segunda mitad se puso de manifiesto, pero la reacción fue tardía e incompleta, pese a lo cual tuvo a toda la grada asustada hasta el pitido final. La lectura es bien sencilla: un rival que no es superior te la puede liar a poco que le concedas un mínimo. La segunda lectura es si cabe más preocupante: el equipo ha olvidado lo que es ganar y transmite muy poco o casi nada; se acerca al abismo, con un calendario muy comprometido por delante y todavía quedan ocho fechas, que son muchas.

Todo salió al revés. La vocación de los rojillos fue ofensiva, de nuevo con dos puntas (Guerra y Francisco) y el 'trivote' al que obligaba la ausencia de Torrecilla. El campo estaba rápido, lo que facilitaba el juego ofensivo, y los primeros compases sirvieron para que Francisco merodeara el área y chutara desviado.

El Albacete se sintió muy cómodo atacando por la izquierda, flanco por donde llegó casi todo el peligro. El 1-0, en cambio, llegó en una faceta que parecía superada por los granadinos, cuya defensa se pareció a la de los primeros partidos, estática y débil, todo lo contrario al verdadero signo de identidad de este equipo. Un saque de esquina botado por Barkero al primer palo sirvió para que Pablo García rematara a placer, subiendo al marcador el 1-0 en la primera llegada de su equipo.

El gol pudo haber sido un mero accidente si se hubiera quedado ahí, pero no. Tras unos minutos de asedio manchego, el '74' se acercó al área sin demasiada convicción y de forma algo precipitada, siendo un córner botado por Luque y que Fagoaga, en gran posición, cabeceó fuera, su verdadera única oportunidad clara (22').

Dos minutos después, Alberto le regaló a Alustiza un balón que éste, solo ante Jaime, mandó fuera, cuando era más difícil fallarlo que anotar. La acción, que pudo ser determinante si el desarrollo del choque hubiera sido otro, se olvidó pronto en la grada, pues pasada la media hora llegó el 2-0 en una buena jugada por la izquierda entre Barkero y Peña; el lateral centró al corazón del área y allí Morán empalmó de primeras, batiendo a Jaime por el mismo sitio que había llegado el primero y ante una pasmosa pasividad defensiva.

Luque, de falta, estuvo a punto de sorprender a Jonathan (36'), justo antes de que el destino pareciera concederle alguna opción al '74', cuando Gibanel, listo, provocó a Alustiza en un forcejeo entre ambos. El colegiado le mostró la segunda amarilla al ariete local (también amonestó a Gibanel) y lo expulsó. Pero ayer quiso salir todo mal, y la superioridad numérica sólo duro dos minutos, pues en una nueva acción desgraciada, Fagoaga se resbaló al recibir un balón, Morán le ganó la partida y el navarro lo derribó, no siendo el último hombre, pues Crespí le cubría la espalda. Teixeira expulsó a 'Fago' y las fuerzas volvieron a igualarse. Y para terminar con los despropósitos, al filo del descanso un balón de nuevo centrado desde la izquierda se estrelló en la mano de Assemoassa, que cubría el segundo palo. Penalti y gol (y menos mal que no lo expulsó el árbitro, que si pitó la mano, debió hacerlo).

Sin ya nada que perder, el equipo de Tapia, y también el de Máximo Hernández, fue otro en la segunda parte.

Los granadinos se hicieron con el control del juego y porfiaron con algo de fe, probando a disparar sobre el marco de Jonathan, algo que apenas se vio en el primer tiempo. Lo intentaron Fragoso y Luque, que se colocó de ariete por el centro. Y fue el sevillano precisamente quien acortó distancias, pero de penalti, tras ser trabado Fragoso dentro del área (61').

El Albacete se puso nervioso y vio peligrar su renta, sobre todo cuando seis minutos después Alberto cabeceaba imparablemente un córner servido por Luque. Por delante quedaba un cuarto de partido y todo podía pasar.

La presencia de Falcón en el campo propició, por su calidad a la hora de esconder el balón, alguna falta al borde del área, ideales un par de ellas para Luque. El sevillano tuvo el empate en el 79', pero el cuero rozó en la barrera y se desvió lo justo para no batir a Jonathan. La segunda que lanzó el 'jugón' se la quedó el portero.

El peligro estuvo en cada balón volcado al área, pero los locales supieron defenderse, como pudieron, pero lograron guardar su botín. La entrada al campo de Xisco Nadal no significó nada para el ataque granadino, que se confió a los balones parados o a algun rechace para empatar. No pasó, y todos desearon al marchar a vestuarios que la primera parte no hubiera existido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios