El BCE considera que el euro ha evitado efectos adversos de la crisis

  • El vicepresidente del Banco Central Europeo afirma que el euro, como una divisa "estable y creíble", y la política monetaria europea "han mantenido estabilidad de precios y poder adquisitivo"

El Banco Central Europeo (BCE) observa que el euro ha aislado a los países que lo usan de efectos adversos que la crisis financiera podría haber tenido en sus economías.

En la apertura de la quinta conferencia sobre banca central organizada por el BCE, el vicepresidente de la entidad, Lucas Papademos, hizo hincapié en que el euro se ha situado como una divisa "estable y creíble" y que la política monetaria europea "ha mantenido estabilidad de precios y poder adquisitivo".

Papademos destacó que la moneda única europea "ha tenido una función importante en aislar a los países del euro de otros efectos adversos que la crisis financiera podría haber tenido en sus economías, vía los mercados de divisas y otros canales, si no hubiera existido".

Los estados miembros de la Unión Europea (UE) que todavía no han adoptado el euro como su divisa han experimentado estos efectos, apostilló el vicepresidente del banco europeo. El Banco central de Dinamarca tuvo que subir sus tipos de interés en dos ocasiones en octubre, en un punto porcentual, para apoyar la cotización de la corona danesa.

Papademos aseveró que el tipo de interés no está diseñado para aliviar las tensiones en el sistema financiero si permanecen los riesgos al alza para la estabilidad de precios. "Sólo si está asegurada la preservación de estabilidad de precios a medio plazo, y que no se va a poner en peligro por el cambio en la política monetaria, se puede emplear el tipo de interés para mitigar el impacto en la economía de las tensiones en el mercado financiero", dijo Papademos.

El banco europeo bajó el precio del dinero la semana pasada en medio punto porcentual, hasta el 3,25 por ciento, y dejó entrever un nuevo recorte en lo que queda de año, probablemente a comienzos de diciembre. Una de las lecciones de la crisis financiera, "la peor en décadas", es que los bancos centrales y los supervisores deben trabajar más estrechamente, según Papademos. Esta cooperación se debe extender tanto a la gestión de la crisis como al impedimento de nuevas.

En una acción coordinada, el BCE, la Reserva Federal estadounidense (Fed), el Banco de Inglaterra y los bancos centrales de Suiza, Suecia y Canadá bajaron las tasas en medio punto porcentual a comienzos de octubre. La actual crisis financiera, que según el BCE no tiene precedentes "en intensidad, alcance y complejidad", fue generada por "el crecimiento excesivo del crédito a nivel global durante un periodo de tiempo largo" y el elevado endeudamiento en el sistema financiero y en sectores no financieros de algunos países.

La miembro del comité ejecutivo del BCE Gertrud Tumpell-Gugerell dijo que "la zona del euro no es una solución para todos los problemas; esto elevaría las expectativas demasiado alto" pero "el euro nos ha servido bien". El BCE considera que es necesario que las autoridades supervisoras hagan un uso más efectivo de los instrumentos reguladores para contener la tendencia pro-cíclica en la valoración de riesgo y el incremento del endeudamiento que caracteriza al "boom" de los mercados de activos.

Papademos recomendó medidas para anticipar provisiones durante la fase alcista del ciclo y una gestión de riesgos orientada al largo plazo más efectiva. Los expertos presentes en la conferencia coincidieron en que "la actual crisis señala claramente la necesidad de establecer un mecanismo paneuropeo para afrontar las tensiones en el sistema financiero". Papademos añadió que la moneda única europea y la gestión de liquidez del BCE también han tenido importancia en salvaguardar la estabilidad financiera en el área euro.

La conferencia coincide con los diez años de existencia del BCE y en ella participarán mañana el presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, y del banco europeo, Jean-Claude Trichet. En el encuentro, los banqueros centrales discutirán sobre las lecciones y los retos tras diez años de existencia del euro, ya que también se celebrará pronto el décimo aniversario de la introducción de la moneda única.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios