Linde, a favor de requerir capital según la situación de cada banco

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, defendió ayer que los requerimientos de capital y pasivos que se impondrán a las entidades que deban acometer procesos de resolución según la nueva normativa europea, sean "prudentes" y tengan en cuenta la "realidad" económica y financiera de cada una. Durante su intervención en la inauguración del curso La banca cooperativa. Modelo futuro, organizado por Cajamar y la Universidad de Almería, Linde recordó que hasta ahora las autoridades de supervisión europeas no han tomado ninguna decisión sobre este requerimiento de capital, "pero todo apunta a que será exigente o muy exigente".

Se trata de determinar el nivel mínimo de fondos propios y pasivos elegibles para el bail-in (MREL, siglas en inglés), que deben tener los bancos para absorber pérdidas en caso de una quiebra.

Según Linde, el objetivo es "internalizar" las pérdidas derivadas de las crisis bancarias y "trasladar su coste a los agentes privados en lugar de al erario publico", explicó.

Linde recordó que la normativa europea de 2014 de resolución de entidades "es muy exigente", e impide el uso de fondos públicos si antes no se han asumido pérdidas por parte de accionistas y acreedores por un montante de al menos el 8 % del balance de la entidad. Pero esta condición, aseguró, "es actualmente difícil de cumplir" porque las entidades aún están constituyendo su requerimiento mínimo de capital "y algunas no podrán alcanzar esos umbrales" al tener limitado su acceso al mercado de capitales.

"El Banco de España defiende que los requerimientos" se adapten a la realidad económica y financiera de las entidades", insistió. "Todos los supervisores y reguladores somos muy conscientes de la importancia de finalizar cuanto antes el proceso de revisión de Basilea 3 y la relevancia de dar certidumbre regulatoria a la banca y a los participantes en los mercados", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios