Merkel apuesta por un sistema de "supervisión bancaria"

  • Tras reunirse con Barroso para preparar la cumbre europeo, la canciller alemana señala que la estrategia común pasa por dotar a la UE de "mayor margen de actuación" en el sector financiero.

Comentarios 2

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, trataron este lunes sobre el diseño de medidas a corto y medio plazo en la eurozona, incluida la unión bancaria, en medio de un cruce de filtraciones sobre un supuesto cambio postura de Berlín en el rechazo a los eurobonos. "A medio plazo, tenemos que aclarar la cuestión de la supervisión bancaria europea y en qué medida ponemos los bancos de importancia sistémica bajo un control específico", dijo Merkel, para quien la estrategia común pasa por dotar a las instituciones de la UE de un "mayor margen de actuación" ante una crisis como la actual

Hay que diseñar estrategias combinatorias "de medidas a corto y medio plazo", dijo Durao Barroso, en una breve comparecencia conjunta con Merkel, previa a la reunión entre ambos líderes, anunciada como preparatoria para la cumbre europea del 28 y 29 de junio. El objetivo de la estabilidad y el impulso al crecimiento" son, en palabras de la canciller, "las dos caras de una misma moneda" y si algo ha evidenciado la actual crisis es que "necesitamos más Europa, no menos Europa".

Merkel y Durao Barroso ofrecieron esta breve comparecencia, decidida en el último momento, ya que desde Berlín se habría insistido en que no habría declaraciones, por tratarse de una más entre las múltiples reuniones de estos días entre líderes de la UE. De la próxima cumbre tienen que salir, dijo Durao Barroso, "señales claras a los ciudadanos" de que "se está haciendo todo lo preciso" para afrontar la situación. La vía para conseguirlo consiste no sólo en "actuar de prisa", sino también en "mirar más allá" de lo inmediato, dijo el presidente de la Comisión, mientras la canciller afirmaba que el pacto fiscal -puntal de la vía de austeridad que ella preconiza- "es un paso, pero no el único".

Merkel utilizó el término "supervisión bancaria", pero Barroso habló directamente de incluir la "unión bancaria" como objetivo a medio plazo, en una cita que venía precedida por un cúmulo de filtraciones periodísticas, desde el fin de semana. Der Spiegel difundió el sábado informaciones sobre supuestas presiones de Berlín sobre España para que recurra al fondo de rescate, a lo que siguió este lunes un supuesto cambio de postura de Merkel sobre la emisión de eurobonos, a través de The Wall Street Journal.

Al portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, le correspondió salir al paso a uno y otro rumor, ratificando la confianza plena de Berlín en las medidas del Ejecutivo de Mariano Rajoy, recordando que pedir o no la intervención del fondo es competencia exclusiva del país implicado e insistiendo en el no de la canciller a los eurobonos. "El Gobierno alemán considera que en este momento la emisión de eurobonos no es la respuesta adecuada a la crisis", dijo Seibert, quien a la pregunta de si éstos serían adecuados en "otro momento" afirmó que tras "un proceso de años" se podría llegar a una situación en que se pudiera pensar en un instrumento semejante. "La canciller ha dicho con frecuencia que los eurobonos sólo se podrían pensar después de un largo proceso de integración europea que tardaría años", dijo el portavoz.

A falta de precisiones acerca de qué son, para la canciller y su equipo, corto, medio o largo plazo, Seibert afirmó que "muy probablemente" el tema de los eurobonos no formaría parte de las conversaciones entre Merkel y Barroso. Al portavoz del ministerio de Finanzas, Martin Kotthaus, le correspondió por su parte rechazar presuntas estimaciones de su departamento, difundidas por Der Spiegel, según las cuales la necesidad de recapitalización de los bancos españoles oscila entre los 50.000 y los 90.000 millones de euros. "Sería sorprendente que el Gobierno alemán tuviera cifras al respecto antes que el Gobierno español. Esas cifras no tienen sentido, hay que esperar los resultados de la evaluación que ha anunciado el gobierno español", dijo Kotthaus.

Kotthaus, como Seibert, se enfrascaron en rechazar las presuntas revelaciones de estos días, pero pasaron de puntillas sobre si hubo o no presiones del ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, sobre titular español de Economía, Luis de Guindos, para que España recurra al fondo, cuestión que Madrid sí desmintió el domingo. Fue una reunión de trabajo "informal" y el Gobierno alemán "no informa sobre los contenidos de conversaciones confidenciales", indicó Kotthaus, para reiterar la confianza plena de su gobierno en las medidas de Rajoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios