La UE aprueba los 210 millones para los agricultores afectados por la crisis de la E. coli

  • Las ayudas compensarán en torno al 50% de las pérdidas. España considera que la cifra es "totalmente insuficiente".

Comentarios 4

La Unión Europea (UE) compensará con 210 millones de euros las pérdidas sufridas por los productores de hortalizas y frutas como consecuencia de la caída de las ventas ligada a la variante agresiva de la bacteria E. coli, una suma que España, el país más afectado, considera "totalmente insuficiente".

El comité de gestión, que reúne a expertos de los Veintisiete, votó un fondo especial de emergencia que cubrirá en torno al 50 por ciento de las pérdidas sufridas por los agricultores que se han visto obligados a retirar del mercado pepinos, tomates, lechuga, calabacines y pimientos. La propuesta de Bruselas logró 163 votos a favor, 90 en contra (de España, Francia, Polonia y Eslovaquia) y 92 abstenciones (República Checa, Grecia, Italia, Letonia, Lituania, Austria y Rumanía). Técnicamente se produjo una "no opinión", según la jerga comunitaria, lo que faculta a la Comisión Europea para aprobar la propuesta, algo que ocurrirá esta semana, según informaron fuentes de la CE.

El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, consideró que el voto es "una señal importante" para los productores, ya que demuestra que la UE "puede actuar con rapidez cuando es necesario". Ciolos confió en que ahora que ya ha sido identificado el origen del brote infeccioso el consumo de frutas y verduras se recupere "muy pronto". Los países tendrán hasta el 22 de julio para presentar las peticiones de subvención, en función de las pérdidas sufridas por sus productores. Fuentes comunitarias explicaron que solo se tendrá en cuenta el impacto económico sufrido por los agricultores que hayan tenido que retirar productos del mercado.

Las ayudas se aprobarán definitivamente "en los próximos días", seguramente el lunes 20 de junio, con su publicación en el diario oficial de la UE, momento a partir del cual los agricultores podrán pedir las compensaciones, explicó la CE. Se financiarán con cargo a los fondos europeos en el marco de un mecanismo de crisis previsto en la Política Agrícola Común (PAC) y cubrirán las pérdidas en el sector desde el pasado 26 de mayo hasta el 30 de junio.

Las ayudas se calcularán según el precio medio de esos productos en el mes de junio de 2008 a 2010 y estarán disponibles para todos los productores, tanto los independientes como los que forman parte de organizaciones. Los independientes representan el 64,5% del sector en la Unión Europea y el 67,6% en España. Los agricultores agrupados en organizaciones disfrutarán además de otras compensaciones previstas en la Política Agrícola Común (PAC) para casos de crisis, por lo que verán cubierto hasta un 70 por ciento de las pérdidas. En el caso de España, la compensación para los productores de pepino independientes ascenderá a unos 24 euros por cada cien kilos, mientras que los agrupados en organizaciones agrarias sumarán a esa cifra otros 19 euros.

El secretario general de Medio Rural, Eduardo Tamarit, dijo al término de la votación que para España la cifra de 210 millones es "totalmente insuficiente", ya que los agricultores españoles no tienen "ninguna responsabilidad" sobre lo ocurrido. "Seguiremos defendiendo a nuestro sector. Pediremos todas las compensaciones", añadió.

En la reunión extraordinaria que los ministros de Agricultura mantuvieron hace una semana para empezar a hablar de las compensaciones, un grupo de países (España, Bélgica, Holanda, Francia, Dinamarca, Grecia, Portugal, Polonia y Alemania), solicitaron que la cobertura por los daños al sector fuera de entre el 90 y el 100 por cien de las pérdidas. En un primer momento, la Comisión Europea había ofrecido 150 millones de euros para cubrir hasta el 30 por ciento de las pérdidas, una compensación rechazada por una mayoría. El comisario de Agricultura se comprometió entonces a revisar al alza la cifra y aumentó al día siguiente su propuesta a 210 millones de euros.

España es el país que más ha sufrido el impacto económico causado al sector hortofrutícola por el brote infeccioso, ya que las autoridades alemanas señalaron en principio a unas partidas de pepinos españoles como origen de la infección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios