Un mar de dudas

  • No se sabe cuándo se va Díaz Ferrán · La Comisión no se compromete con el eje ferroviario del Mediterráneo · El PSOE considera reversible la SIP de Cajagranada

EN este país las dudas le ganan todas las partidas a las certezas. Por donde quiera que se mire, el mundo empresarial, económico y financiero, vive en permanente inestabilidad. La negociación para la reforma laboral está en el alero, el futuro del presidente de la patronal CEOE sigue siendo una incógnita; seguimos sin saber cuál será el eje prioritario de salida o llegada de mercancías a los puertos andaluces, si el central por Madrid y Zaragoza o el mediterráneo, y a estas alturas no conocemos a ciencia cierta si la Junta llegó a recomendarle o no a Cajagranada un destino diferente a la SIP que firmará su presidente el lunes, con otras tres entidades de Murcia, Baleares y Cataluña.

Santiago Herrero, presidente de la Comisión de Relaciones Laborales de la CEOE no va a poder ofrecer a sus representados un buen acuerdo para la reforma del mercado del trabajo. Fuentes de la patronal lo consideran ya una misión imposible, y ven la reunión del próximo miércoles como un acto de clausura para pasar el relevo al Gobierno. Dirigentes de la CEA y Comisiones Obreras consultados por este diario coinciden en que el nudo gordiano de la negociación ha sido la imposibilidad de un acuerdo sobre las causas de improcedencia de un despido. En la actualidad, más del 80% de los despidos disciplinarios acaban siendo considerados improcedentes en los tribunales.

Un éxito en esta negociación habría aumentado las posibilidades de Herrero para sustituir a Díaz Ferrán al frente de la patronal española. Otros posibles candidatos se han movido en los últimos días, con la excusa de la negociación. La semana pasada el presidente de la Comisión de Economía de la Patronal, José Luis Feito, considerado el más liberal de los jefes de la patronal, achacó a los salarios y al elevado coste de los despidos que la destrucción de empleo en España sea mucho mayor que en el resto de los países de la Unión Europea. Cándido Méndez, el secretario general de la UGT, le llamó "sicario". En el interior de la CEOE ha habido reproches más educados, pero no menos duros: "Feito nunca ha negociado un convenio y se nota". También se nota que la CEOE está en fase preelectoral. Tanto, que Francisco Carbonero, secretario general de Comisiones Obreras en Andalucía, considera que la situación de interinidad de Díaz Ferrán ha perjudicado la negociación. Ahora, todos quedan pendientes de lo que decida el Gobierno por decreto. Comisiones ya prepara una huelga general.

La reforma del mercado de trabajo no es la única apuesta española que ha estado sobre el tablero esta semana. El miércoles coincidieron dos actos similares, uno en Madrid y otro en Bruselas, para apoyar dos corredores ferroviarios de mercancías distintos para conectar Algeciras con París. Uno por Madrid y Zaragoza, el llamado Eje 16, y otro por el Mediterráneo. El Gobierno central no se pronuncia. La Junta, en cierta manera tampoco: apoya las dos opciones, como la CEA y las cámaras de Comercio. El miércoles en Madrid se firmó un manifiesto por parte de las comunidades autónomas de Aragón, Madrid, Castilla La Mancha, Extremadura y Andalucía, a favor del trazado de Algeciras (Cádiz) y Sines (Lisboa) hasta Madrid, Zaragoza y París. Por Andalucía firmó la consejera Rosa Aguilar.

Los ministros de Transportes de la Unión Europea se reúnen en Consejo informal en Zaragoza la próxima semana para hablar, entre otras cosas, de las distintas opciones. Y hay un potente lobby (Ferrmed) que defiende el eje mediterráneo, en el que están presentes las autoridades portuarias de Almería, Motril, Málaga y Algeciras, las cámaras de Comercio del Campo de Gibraltar y Almería, el Colegio de Ingenieros industriales de Andalucía Oriental o la empresa municipal Promálaga. En un acto en Bruselas en el Parlamento Europeo, al que no asistió el presidente de la Comisión Durao Barroso, celebrado también el miércoles, el director de Redes de Transporte de la Comisión dio palabras de ánimo a los reunidos, sin comprometer a su institución. Para Andalucía es capital conectar sus puertos a potentes redes de transporte por ferrocarril: de los 104 millones de toneladas de mercancías que movieron sus puertos en 2009, sólo el 1% se transbordó al ferrocarril, frente a una media nacional del 5%.

La posición del ministro José Blanco es capital en este asunto. Es evidente que la opción del Eje 16 lleva ventaja. El ministro está en estos días desplegando una intensa actividad política que ha hecho pensar a algún empresario andaluz que ha coincidido con él en un foro en Madrid "que actúa ya más como vicepresidente que como titular de Fomento". El martes, Blanco hizo una sesión a puerta cerrada con un grupo de empresarios, antes de ese foro, que se convirtió en un particular Tengo una pregunta para usted. Se le preguntó por la eventual marcha de Zapatero y si habrá cambio de Gobierno tras la presidencia española de la UE. Negó ambas cosas. También desmintió que se llevase mal con las comunidades autónomas gobernadas por el PP. "Ayer (por el lunes) estuve con Esperanza Aguirre e incluso hicimos un aparte cuyo contenido, por respeto a ella, no puedo revelarles", dijo el ministro en una velada alusión a alguna crítica que Aguirre habría hecho de Rajoy.

Blanco confirmó que una serie de obras planeadas no se van a hacer de momento; otras se harán a ritmo más lento, y un último grupo se mantendrá. Pero sigue sin concretar cuáles. Por ejemplo, no se sabe que pasará con la línea de AVE entre Antequera y Granada. Tampoco el Gobierno andaluz precisa si el AVE Sevilla-Santa Ana, de ejecución autonómica, estará como estaba previsto para 2013. Aunque el 70% del trayecto ya está en obras.

Granada ha sido noticia de primera plana esta semana por la fusión fría, sistema institucional de protección (SIP), que el lunes firmará su presidente, Antonio Jara, con otras tres cajas de Baleares, Cataluña y Murcia, que lidera la operación. En la caja de Granada se dice que el Gobierno andaluz en ningún momento les dio una indicación contraria a que realizaran esta SIP; ni el presidente Griñán, ni el consejero Ávila. Ni una sola indicación. Por el contrario, el número dos del PSOE andaluz, Rafael Velasco ha mostrado su contrariedad por este movimiento. ¿Hay un reparto de papeles entre el Gobierno y el partido? La respuesta es que el partido es el que nombra a los consejeros generales de las cajas y les puede dar instrucciones.

Hay una hoja de ruta en el PSOE. La subasta de Cajasur será a finales de julio o principios de septiembre, lo que aconsejaría a adelantar a esa fecha un proceso de unión, en una SIP, de Unicaja y Cajasol, lo que permitiría conservar sedes y marcas. Y ese conglomerado estaría en mejores condiciones de quedarse con la caja cordobesa cuando llegue el momento. ¿Y Granada? En el PSOE se piensa que no es irreversible la firma del lunes, en Granada se considera un buen compromiso para diez años. Hay un plan, pero su ejecución es muy complicada. Ya ven que no hay nada seguro, por donde quiera que se mire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios