"La reactivación del consumo es la demanda prioritaria del sector"

A pesar de que el comercio está siendo uno de los sectores más aquejados por la crisis actual, el presidente de la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA), Manuel García-Izquierdo Parralo, traslada un mensaje de optimismo a los comerciantes andaluces, a los que anima a asumir el compromiso de "seguir avanzando y de no amilanarse ante las adversidades". También asegura que "la reactivación del consumo es una de las demandas prioritarias del sector" y plantea la innovación, la formación para los trabajadores y la búsqueda de nuevos clientes como tres grandes bazas para encarar los tiempos que corren.

-Desde su visión como empresario del comercio y como presidente de CECA, ¿qué valoración le merece la situación que atraviesa el pequeño y mediano comercio en Andalucía?

-Siempre huyo de la negatividad. No me gusta lanzar mensajes tremendistas ni desilusionadores. Es evidente que el sector está sufriendo una fuerte contención de la demanda. Sin embargo, los comerciantes estamos acostumbrados a los vaivenes de la economía y del mercado, y estoy convencido de que estamos en condiciones de contrarrestar la coyuntura económica. Casi diría que los pequeños y medianos comerciantes estamos obligados al cambio continuo, a una adaptación permanente a las nuevas realidades. Por ello, pienso que los momentos más difíciles son los más oportunos para cambiar, para unirse con el objetivo de ser más fuertes y responder con solvencia a las expectativas del consumidor.

-¿Qué puede hacer el comercio andaluz para tratar de salir de esta crisis?

-La nueva situación hay que afrontarla desde una visión realista y responsable. A nadie se le escapa que la competitividad del sector será la resultante de factores tan importantes como la innovación o la mejora en la prestación de servicios. Para mantenerse y crecer hacen falta nuevas estrategias que nos permitan hacer frente a los cambios inevitables y continuos que se producen en los mercados. El comercio tendrá que aprovechar también las oportunidades y el valor añadido que la formación y las nuevas tecnologías pueden aportar al negocio, promocionar las marcas que refuercen su diferenciación e innovar en servicios.

-¿Qué medidas están adoptando para mejorar la situación?

-Los dos grandes problemas que tiene ante sí el comercio son la falta de liquidez y la fuerte restricción del consumo. El recorte de financiación está ocasionando verdaderas dificultades a los comerciantes. Por ello, demandamos de la Administración su apoyo para alcanzar un acuerdo con las cajas de financiación para el sector. De momento, estamos a la espera de que la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte ponga en funcionamiento los activos financieros. Aun así, el sector sigue necesitando financiación para circulante y refinanciación de pasivo. Ante este panorama, las medidas que estamos adoptando van dirigidas, fundamentalmente, a mejorar la gestión en los comercios. Hemos abierto líneas de apoyo con varias cajas de ahorros y tenemos en marcha dos iniciativas muy novedosas, para las que contamos con la colaboración de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte: la prestación de cheques servicios, que van a permitir la realización de más de 3.000 horas de asesoramiento avanzado para las pymes de comercio a un precio simbólico y La semana de la peseta, campaña regional promovida conjuntamente con La Caixa, mediante la cual los comercios que se adhieran podrán admitir durante siete días como moneda de pago la peseta.

-La CECA trabaja para conseguir un comercio de calidad, ¿a qué aspiran en este sentido?

-Aspiramos a ser los mejores. Para ello, es necesario que pongamos los medios necesarios para la mejora continua del sector. De hecho es en la formación donde encontramos una de las principales herramientas para un futuro mejor, para la competitividad de nuestro sector. Pero el camino hacia un comercio de calidad también pasa por conocer mejor al cliente y anticiparnos a sus deseos. Ésa debe ser nuestra meta. Tenemos que conseguir que nuestros comercios se conviertan en una marca diferenciada y reconocible. La calidad de servicio es clave como herramienta competitiva para diferenciarse de la competencia. Por ello, CECA tiene en marcha distintas iniciativas cuyo objetivo es la implantación y certificación de la Norma UNE 175.001/1 como Marca de Calidad de Servicio para el Pequeño Comercio.

-¿Cree que la importancia del comercio está debidamente reconocida?

-El comercio es uno de los motores de la economía de Andalucía y un gran generador de empleo. En ello coincide toda la sociedad, pero pienso que no están debidamente reconocidos otros aspectos, como su contribución a la seguridad, limpieza e iluminación de las calles. Donde hay comercio hay vida. Por eso debemos reivindicar nuestra importancia en la vida de la ciudad y demandar la colaboración de los gobiernos, tanto local como autonómico, para que se nos tenga en cuenta en los proyectos que afectan a los espacios urbanos y en la toma de decisiones que influyan en la vida comercial.

-¿Es en el fomento del comercio urbano el lugar donde CECA encuentra una de las claves para aumentar la competitividad del sector?

-La actividad comercial y el entorno urbano son dos realidades estrechamente relacionadas. Así, el comercio es fuente de vitalidad, dinamismo y rentabilidad para la ciudad y viceversa, el atractivo de una ciudad incide directamente sobre su comercio. En este contexto, tanto el centro comercial abierto como el mercado de abasto, formatos en los que CECA lleva años trabajando, suponen un excelente marco para impulsar el comercio urbano, dinamizar el entorno en el que éste se ubica y atender las nuevas necesidades del consumidor. En relación a los centros comerciales abiertos, dos de las demandas que estamos planteando al Gobierno andaluz es que reconozca jurídicamente este formato comercial y que emprenda una reconversión de su política comercial que permita el impulso y consolidación definitiva de este tipo de centros.

-¿Cree importante impulsar la interrelación existente entre turismo y comercio?

-Por supuesto. Tenemos que lograr que el comercio se convierta en motor de desarrollo de los centros urbanos y que el destino de ocio y entretenimiento preferente sea la propia ciudad; aprovechar el atractivo de sus recursos culturales y paisajísticos y su oferta comercial urbana. La clave está en la complementariedad entre la oferta comercial y la turística.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios