Economía

La termosolar pide leyes estables que eviten burbujas como la fotovoltaica

  • En el Ministerio de Industria asustan los 14.000 Mw en proyectos de centrales en España, 6.000 en Andalucía · El sector pide un registro que ordene el crecimiento

Comentarios 3

Los promotores de plantas termosolares, que son los que producen electricidad a gran escala mediante la concentración de la los rayos de sol, miran de reojo desde hace meses el fulminante hundimiento de su hermana menor, la fotovoltaica. El mismo Gobierno que amparó un crecimiento desmesurado que derivó en una burbuja en torno a los huertos solares, recortó drásticamente este apoyo en octubre para racionalizar su crecimiento. El hermano mayor termosolar trata ahora de evitar una situación similar.

España es líder mundial, junto a Israel, en el desarrollo de tecnología y construcción de estas plantas. Andalucía tiene un papel clave ya que las dos únicas plantas operativas en el país están en Sevilla (Abengoa) y Granada (ACS y Solar Millenium), y suman 61 Mw.

Pero el enorme esfuerzo de promoción de centrales asusta al Ministerio de Industria. Los últimos datos de Red Eléctrica a enero, dados a conocer la pasada semana en la asamblea de la patronal verde andaluza Aprean, muestran que hay proyectos por 14.000 Mw en España, 6.000 de ellos en Andalucía.

Esta cifra representa casi el doble de toda la potencia nuclear operativa en España, 7.700 Mw. En conjunto, supondría la construcción de 280 centrales que precisarían de una astronómica inversión de 28.400 millones.

Rafael García-Valenzuela, delegado del área termosolar de Aprean, rechaza equiparar estas enormes expectativas con la burbuja fotovoltaica del periodo 2005-2008. "Estas plantas exigen unas grandes inversiones y detrás hay empresas serias que sólo piden un marco estable para ejecutar los proyectos. Además, no todas se construirán, bien por falta de agua, de financiación o de licencias".

El objetivo del Gobierno es contar con 500 Mw de esta tecnología para 2010. Los promotores calculan que existen actualmente 23 proyectos operativos, en construcción o con expectativas de inicio este año. Con ello, a final de 2010 habrá 425 Mw operativos, el 85% del cupo establecido, de los que 300 estarán en Andalucía.

Para anticiparse al final del cupo y garantizar un crecimiento ordenado del sector, la patronal nacional Appa (cuya cara en Andalucía es Aprean) ha propuesto al Gobierno que el actual sistema de retribución de la electricidad producida en estas plantas se prorrogue dos años tras alcanzar ese 85%. Es decir, hasta 2012.

La retribución incluye una prima para cubrir la mayor inversión que requiere esta tecnología emergente en relación a otras como el carbón o el gas. Esa prima es del 250% de la tarifa media para la electricidad que produzcan estas centrales en sus primeros 25 años; y del 200% a partir de ese momento.

Además, Appa solicita que esa prima se modifique poco hasta 2016. Con esa estabilidad, el sector espera crear un número suficiente de plantas que consolide la industria auxiliar de componentes. La experiencia acumulada será clave para reducir los costes.

Carlos Muñoz, responsable del área termosolar de Appa, señala además que sería necesario "establecer un sistema de prerregistro de las instalaciones, similar al que funciona ahora en la fotovoltaica, para que cada promotor sepa cuándo y con qué tarifa va a poner en marcha su planta".

Red Eléctrica ha comunicado a Appa que en 2016 podría haber conectados 9.500 Mw termosolares. Un jugoso negocio, acompañado de desarrollos industriales, que serviría para animar la maltrecha economía española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios