Defensa demora la compra de blindados para la misión en Afganistán por la crisis

  • El Departamento de Chacón está a la espera de los presupuestos del Estado, aunque ajusta sus recursos para adquirir 50 'linces'

Comentarios 1

El Ministerio de Defensa ha decidido demorar la primera fase del contrato de más de mil millones de euros para adquirir una flota de más de 300 blindados 8X8 hasta conocer la inversión disponible para las Fuerzas Armadas en los próximos años de acuerdo con el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE).

La compra de una nueva flota de blindados de ocho ruedas (8X8) está destinada a reforzar de forma definitiva la seguridad de las tropas desplegadas en Afganistán, que ya disponen de los blindados antiminas Lince y los blindados resistentes a ataques con cargas explosivas RG31 Nyala.

En una conversación con medios de comunicación en el foro celebrado ayer por la compañía naval militar Navantia, el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez -jefe del órgano que coordina todo el proceso de contratación-, explicó que el Ministerio ha decidido ralentizar la primera fase de este contrato hasta el momento en que el Gobierno haya cerrado el PGE, lo que provocará una demora en la adjudicación de la adquisición y, por tanto, un retraso en las entregas.

Méndez admitió, a preguntas de la prensa, que el Gobierno barajará un nuevo calendario y que, por ello, la empresa que fabricará el vehículo más protegido que tendrán las Fuerzas Armadas españolas en sus misiones internacionales no será seleccionada a finales de este año, como estaba previsto inicialmente, sino que la decisión final se adoptará el próximo año.

El número dos del Departamento que dirige Carme Chacón anunció además que Defensa cerrará próximamente un contrato no previsto inicialmente pero que ha sido posible gracias a la reducción y ajuste de los recursos económicos disponibles y que supondrá dotar a las Fuerzas Armadas a lo largo de este año y el siguiente con 50 nuevos vehículos blindados antiminas Lince.

Mientras, el Ejército del Aire sancionó el martes a 16 componentes del 801 Escuadrón de la base aérea de Son San Juan (Mallorca) por su participación en el "uso indebido" de un helicóptero perteneciente a este cuerpo para trasladar a varios invitados a una boda en Formentera.

15 de ellos fueron sancionados con arrestos que oscilan entre siete y 15 días, según informó el Ejército del Aire en un comunicado.

A raíz de los hechos acaecidos los pasados días 22 y 23 de mayo protagonizados por aeronaves del 801 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, el Ejército del Aire tomó las acciones oportunas para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades, señala el comunicado.

Las sanciones son consecuencia directa de la investigación realizada estos días por el Ejército del Aire, que informó asimismo de que el Jefe de la Unidad se encuentra en situación de arresto preventivo, pendiente de la resolución final que se adoptará cuando se complete la investigación.

El pasado 26 de mayo, el Ejército del Aire abrió un expediente disciplinario a los responsables del "uso indebido" de un helicóptero perteneciente a este cuerpo para trasladar a varios invitados a una boda en Formentera.

Este expediente se abrió ante las informaciones en diversos medios de Baleares en las que se apuntaba al posible uso irregular de ese aparato.

Según esas informaciones, varios helicópteros, uno de ellos Súper Puma, fue utilizado para el traslado de personal civil a la boda de un oficial del Ejército del Aire ese fin de semana.

Los aparatos pertenecen al 801 Escuadrón del Ejército del Aire, localizado en Palma de Mallorca y adscrito al Servicio de Búsqueda y Salvamento (SAR) de Baleares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios