El PP valenciano sale airoso de su primera cita ante el TSJV

  • El juez no adopta medidas cautelares contra Campos ni Costa, quien alega que aún no era dirigente del partido cuando presuntamente recibió trajes de la trama de Correa

El secretario general del PPCV, Ricardo Costa, declaró ayer como imputado ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana por un supuesto delito de cohecho y aseguró ante el juez que su actividad pública es "posterior" a la fecha de los "presuntos trajes" que se le imputan.

El magistrado que instruye la ramificación en Valencia de la supuesta trama de corrupción en el PP, el denominado caso Gürtel no adoptó ninguna medida cautelar sobre Costa ni sobre el ex vicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos, que también prestó declaración como imputado por estos hechos.

Según las investigaciones desarrolladas por el juez Baltasar Garzón antes de inhibirse en favor del tribunal valenciano, Costa adquirió trajes en diferentes tiendas de ropa por un importe de 7.325 euros que fueron pagados por Orange Market, una de las empresas vinculadas a la trama supuestamente dirigida por Francisco Correa. Al respecto, Costa le ha explicado al juez que es secretario general del PPCV desde junio de 2007 y portavoz del PP en Les Corts desde abril de 2008, "fechas todas ellas posteriores a los presuntos trajes que se imputan".

En declaraciones al centenar de periodistas que le aguardaban tras su comparecencia, aseguró que sus abogados "tienen todos los elementos probatorios" que "sustentan" su declaración.

Además se mostró convencido de haber actuado "de acuerdo con la legalidad" en "todo momento" y considera que su comportamiento ha sido "absolutamente correcto".

Costa, que contestó a las preguntas de "todas las partes e incluso a más de lo que me correspondía", reiteró que las imputaciones que se le achacan "no tienen fundamento" alguno.

Según manifestaron sus abogados Ramón Hermosilla y Juan Casanueva, la declaración ha "ido bien" porque "ha dicho la verdad".

A su llegada al Palacio de Justicia, Costa soportó los insultos de una mujer que gritaba "ladrón" y "trajes para todos", pero al salir recibió el apoyo de una docena de personas que lanzó frases de ánimo y sehizo fotos con él.

Con anterioridad a Costa compareció ante el juez, y también como imputado, el ex vicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos, quien no quiso hacer declaraciones a los periodistas y únicamente apuntó que estaba "muy tranquilo" y que "todo ha ido muy bien".

La declaración de Costa y Campos generó diferentes reacciones, como la del vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, quien reiteró el apoyo de su partido y aseguró que los populares "van a poder descansar" y quedarse "muy tranquilos" tras las declaraciones de los imputados.

"Ahora vamos a poder descansar al escuchar las versiones que han dado a los jueces". "Y nos quedaremos tranquilos", afirmó González Pons antes de incidir en que "no es en los medios de comunicación" donde deben juzgarse a "personas tan honorables".

En este mismo sentido, el vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, expresó su convencimiento de que este proceso judicial tendrá un "pronto y favorable final".

Por el contrario, el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, opinó que "independientemente del resultado judicial" de este proceso, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha quedado "inhabilitado" para seguir al frente del Gobierno valenciano.

Hoy declaran en esta misma sede judicial, también como imputados, el presidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps, que lo hará a las 10.00 de la mañana, el ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret (a las 11.00) y el responsable de la empresa Orange Market en Valencia, Álvaro Pérez, conocido como El Bigotes (a las 12.00), uno de los personajes más importantes en la supuesta trama de corrupción política que se investiga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios