"Pidió ayuda pero era imposible socorrerlo”"

  • Testigos presenciales del atentado aseguran que el policía asesinado suplicó auxilio con el coche ardiendo

“Eduardo era una persona del barrio de toda la vida”, explica Rosa, vecina de la nueva víctima mortal que ETA se cobró ayer a primera hora de la mañana, cuando muchos de los habitantes de la localidad vasca de Arrigorriaga todavía dormían en sus casas.

Eduardo Puelles García tenía 49 años, estaba casado y era padre de dos hijos de 16 y 21 años. Nacido en Baracaldo (Vizcaya) el 8 de enero de 1960, ingresó en la Policía en 1982, ascendió a inspector en 2002 y en la actualidad era Jefe de Grupo de la Brigada de Información de Bilbao, entre cuyas tareas está precisamente la lucha antiterrorista.

La víctima residía “de toda la vida” en la zona donde ha sido asesinado y la explosión de la bomba ha sido oída por su mujer, que desde el primer momento ha estado segura de que su marido era la víctima. “Desde el minuto uno, estaba convencida de que era su marido”, explicó el alcalde de Arrigorriaga, Alberto Ruiz de Azua (PNV).

La gran explosión sacó de la cama a quienes todavía dormían en el barrio de Santa Isabel y confundió a los que estaban despiertos. Algunos pensaron en una bombona de gas. Otros se asomaron a sus ventanas.

Una pareja de vecinos de Arrigorriaga fue testigo directo de lo que ocurrió. Iban a tomar cada uno su coche para irse a trabajar y vieron a Puelles en el suyo, con el motor ya encendido, en el aparcamiento exterior de la calle Santa Isabel, cuando el automóvil explotó. “Chilló pidiendo ayuda pero era imposible socorrerle”, el coche estaba en llamas, contó el vecino. Hasta una hora después los bomberos no lograron extinguir el incendio.

Puelles había dedicado 16 años de su vida a la lucha contra ETA. Era “un buen policía y un buen vasco”, dijo de él el secretario nacional de comunicación del Sindicato Profesional de Policía (SPP), José Antonio Calleja.

La familia de Ignacio Uría, empresario asesinado en Azpeitia hace medio año, participará en la manifestación convocada hoy en Bilbao por el lehendakari.

Sandra Carrasco, hija de ex edil socialista de Mondragón Isaías Carrasco, también asesinado por ETA, en marzo de 2008, acudió con su madre al Hospital de Basurto, donde se encontraban ingresadas con un cuadro de ansiedad la viuda y los hijos del agente de la Policía Nacional.

La familia Puelles y otras víctimas del terrorismo portarán la pancarta en la manifestación convocada para hoy en Bilbao por el lehendakari, Patxi López,  bajo el lema el lema Por la libertad. ETA no. Askatasuna (libertad).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios