El Rey retoma su actividad

  • Don Juan Carlos podría retomar esta misma semana su agenda de trabajo pese a que no podrá mantenerse mucho tiempo en pie. A finales de julio, se trasladará, como todos los veranos, a su residencia de Marivent.

SE encuentra mucho mejor, durante su estancia en la clínica Planas se ha afeitado la barba que le avejentaba tanto, camina más erguido gracias a la operación en la rodilla, por lo que ha mejorado su aspecto físico, presenta mejor cara, y es posible que esta misma semana el Rey inicie su actividad oficial, siempre en función de lo que indiquen los médicos. De momento no podrá permanecer de pie durante mucho tiempo, sobre todo quieto, pero sí está en disposición de iniciar su agenda de audiencias. De hecho, ha reanudado sus despachos semanales con el presidente de Gobierno y asiste ya a las reuniones que se celebran en La Zarzuela con la Reina, los Príncipes y el personal de la Casa, para preparar y coordinar las agendas de todos los miembros de la Familia Real.

Tiene previsto trasladarse a Mallorca, a Marivent, a finales de julio, como todos los años, en compañía de la Reina y de los hijos que acudirán a la residencia veraniega de la Familia Real con los nietos, aunque no es seguro que coincidan todos al mismo tiempo porque complementan la estancia en Marivent con otros viajes y además el colegio de los niños Urdangarín en Washington comienzan mucho antes que los de sus primos. Este año sin embargo no participará en ninguna regata con el Bribón, como se anunció hace unas semanas. Algunas fuentes apuntaron que al Rey le había molestado ese anuncio y que se resintió su amistad con el armador Cusí. Sin embargo no es cierto, mantienen una relación entrañable, y tampoco Cusí va a participar en las regatas, por la misma razón que don Juan Carlos: la edad aconseja apartarse de determinados deportes.

Sí es cierto sin embargo que en los últimos meses se han producido situaciones incómodas que han molestado al Rey. Los rumores sobre el alcance de su enfermedad, sobre su estado de ánimo y sobre su posible abdicación por problemas de salud, le impulsaron a acercarse al grupo en el que se encontraban los periodistas que siguen habitualmente las informaciones de la Casa Real, a los que reprochó que le querían poner "un pino en la barriga". Acusación muy injusta, porque precisamente los periodistas acreditados en la Casa de S.M. el Rey son los que más ajustan las noticias y se mantienen alejados de las especulaciones. El propio Rey se dio cuenta de que su arrebato había sido exagerado y al finalizar el siguiente acto se acercó nuevamente a pedir perdón. Pero ya en Zarzuela expresó su profundo malestar por lo ocurrido y echó la culpa al gabinete de prensa de no haber comprobado que había una cámara y un micro grabando a pesar de que se trataba de una charla informal. La reacción del responsable de prensa fue anunciar que se prohibía que los periodistas cubrieran la información de las audiencias, pero fue obligado a rectificar y pedir perdón.

Las ausencias del Rey las ha cubierto don Felipe. Esta semana hemos visto a los Príncipes de Asturias asistir en Gerona a los actos de la Fundación Impulsa, creada por la Fundación Príncipe de Gerona, de la que don Felipe es presidente de honor. Desde el primer momento en que aceptó el cargo expresó su deseo de que la Fundación se centrara en las cuestiones relacionadas con la juventud, y esos encuentros anuales -ésta era la cuarta edición- analizaban los problemas de la juventud en unos momentos de grave crisis pero poniendo el acento en los proyectos de jóvenes emprendedores que han logrado salir adelante, lo que sirve de ejemplo, de impulso, a quienes miran el futuro con escepticismo, cuando con desesperanza.

Los Príncipes se han encontrados muy cómodos en estos encuentros desde su primera edición, el Príncipe pronuncia un discurso muy elaborado por la Casa Real en el que mete mucha pluma, expresa sus ideas y convicciones, y tanto él como doña Letizia, una vez pronunciado el discurso, participan en los distintos foros. El miércoles pasado pasaron más de diez horas compartiendo experiencias con los jóvenes y escuchando sus propuestas e inquietudes.

Sin embargo, no siempre puede el Príncipe de Asturias dedicar tanto tiempo a un acto oficial. En la Secretaría General de la Casa de S.M. el Rey se reciben más de 2.500 solicitudes para que el Príncipe o la Princesa acepten invitaciones para participar en todo tipo de iniciativas, inauguraciones, actos culturales, entrega de diplomas y de premios, competiciones deportivas, inicios de curso, visitas a empresas e instituciones, conferencias, reuniones de organizaciones no gubernamentales, seminarios relacionados con investigación, educación, enfermedades, asuntos sociales …

Pero el Rey está dispuesto a tomas las riendas de la situación en muy corto plazo de tiempo. La operación salió muy bien, con anestesia local, esa misma tarde ya recibió visitas y se encontraba con el ánimo alto, y si decidió trasladarse a Barcelona fue porque estaba obligado a una rehabilitación ambulatoria fuera del Palacio de la Zarzuela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios