Zapatero admite que el esquema de las diputaciones no puede seguir "tal y como está"

  • El presidente del Gobierno ha admitido que el debate sobre las instituciones provinciales existe y debe afrontarse, aunque ha matizado que "es una cuestión para la próxima legislatura".

Comentarios 54

El portavoz del BNG en el Congreso de los Diputados Francisco Jorquera ha exigido al Gobierno la supresión de las diputaciones provinciales y el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha admitido que el esquema institucional actual no puede continuar "tal y como está ahora".

Esta posibilidad ha llegado durante el debate sobre el estado de la nación, en el que el diputado ha propuesto "dar pasos" hacia la eliminación de estas instituciones locales, una propuesta que han lanzado también el ex presidente Felipe González o el ministro de Fomento, José Blanco.

Jorquera ha introducido esta propuesta dentro de una reflexión más amplia sobre la necesidad que a su juicio tiene el país de avanzar en el autogobierno de las comunidades autónomas, adelgazando a la vez "la estructura de la administración central, adecuándola al reparto competencial existente".

El presidente del Gobierno ha admitido que el debate sobre las diputaciones existe y debe afrontarse, aunque ha matizado que "es un debate para la próxima legislatura". "No me corresponde por tanto pronunciarme", le ha respondido Rodríguez Zapatero a Jorquera, para agregar sin embargo a continuación que comparte "de manera muy clara" algunas de las reflexiones del diputado del BNG porque "la situación tal y como está ahora no puede permanecer así". 

ETA, en la posición "más débil de su historia"

En otro orden de cosas, Zapatero ha proclamado que su mandato "ha llevado a ETA a la posición más débil de su historia", y se ha mostrado "plenamente convencido" de que el tiempo "reconocerá" que "el proceso de paz ha sido una palanca para acelerar el final" de la banda.

En su réplica al portavoz de UPN, Carlos Salvador, en el debate sobre el estado de la nación, el presidente ha defendido la política antiterrorista de sus ocho años de gobierno, en los que dijo haber tenido que escuchar "muchas cosas injustas" que "con el tiempo" han demostrado ser "una gran falsedad". Ha respondido así "por servicio a la historia y a la verdad" a la acusación de haber aceptado hablar de Navarra "políticamente" durante la tregua rota en 2006, y de ser ahora "rehén" de los partidos que reclaman "un día sí y otro también su independencia de España".

"El grupo socialista y el Gobierno fueron acusados de vender Navarra y eso era una gran falsedad, como el tiempo y la historia han demostrado", ha replicado el presidente, que no obstante ha dicho estar "acostumbrado".

Ha recordado que durante el diálogo con la banda se le achacó "haber entregado a ETA Navarra y prácticamente todo" pero "pasa el tiempo y se demuestra que no se decía la verdad", ya que "lo que ha sucedido es que este Gobierno ha llevado a ETA a la posición más débil de su historia por la eficacia de la policía y la inteligencia de la política aplicada a lucha contra el terrorismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios