El 'pujolismo' echa el cierre

  • Convergència se reinventa como nuevo partido después de salpicarle los casos de corrupción de su emblemático fundador

Comentarios 3

El XVII congreso de Convergència, un cónclave que servirá para abrir paso a un nuevo partido, arrancó ayer con la intervención del ex alcalde de Barcelona Xavier Trias, que reivindicó el legado de Jordi Pujol pese a los "errores".

Trias, que fue elegido presidente del congreso, reconoció un "doble sentimiento, de tristeza y esperanza", en este adiós a CDC y, a la vez, "preámbulo del nacimiento de una nueva fuerza política por Cataluña".

El partido que Jordi Pujol y otros nacionalistas catalanes fundaron en el Monasterio de Montserrat el 17 de noviembre de 1974 y que llegó a ser, coaligado con Unió, pieza hegemónica en el mapa político catalán durante más de dos décadas, quiere refundarse para desprenderse de un pasado salpicado de casos bajo investigación por presunta corrupción y para recuperar fuelle en las urnas.

En aquella asamblea fundacional en Montserrat, celebrada en la clandestinidad, sus impulsores generaron un documento de principios con los cuatro puntos cardinales que debían regir CDC: democracia, sentido social, nacionalismo catalán y europeísmo.

En marzo de 1976, quedaron fijados los liderazgos de la formación para los siguientes años: Jordi Pujol fue elegido secretario general y Miquel Roca se situó como secretario general adjunto.

En su XVI congreso, en 2012, CDC incorporó por primera vez a su ideario el horizonte de un Estado propio y, tras la masiva manifestación independentista del 11 de septiembre de ese año, Mas anticipó las elecciones, pero acabó viendo reducido su apoyo electoral y tuvo que pactar con la ERC de Oriol Junqueras.

Trias recalcó que "gran parte del trabajo hecho fue hecho gracias" al "liderazgo" y la "generosidad" de Pujol, que además "diseñó" su sucesión en Artur Mas.

El ex presidente catalán señaló por su parte que la nueva Convergència nace con el "objetivo nuclear" de lograr un "Estado catalán" dentro de la UE y de que se convierta en el "viento propulsor de su libertad" tras constatar que España "no quiere ser plurinacional".

Tras el último cónclave de CDC, Mas intervino ayer en la inauguración del congreso fundacional del nuevo partido.

En su intervención, Mas remarcó que la nueva CDC "nace con un objetivo concreto y nuclear", que es el de "pasar de la autonomía a la soberanía, transitar de la aspiración de un España plurinacional que el Estado español no contempla, ni desea, ni quiere, a un Estado catalán de pleno derecho como miembro de la UE".

El actual president, Carles Puigdemont, será uno de los pesos pesados que no estará en la nueva dirección ejecutiva que propone Mas para el partido, de un máximo 12 miembros y por debajo de un tándem formado por él como presidente y la actual portavoz del Govern, Neus Munté, como vicepresidenta. A finales de este mes habrá elecciones primarias para elegir a ese tándem presidencial y a la ejecutiva.

Los participantes en el XVIII congreso de CDC protagonizaron ayer por la tarde un tenso debate sobre el nombre del nuevo partido, ya que las dos propuestas de la cúpula, Més Catalunya o Catalans Convergents, no convencieron. Hoy se abrirá una comisión que debatirá los nombres que se propongan y establecerá los plazos para llevarse a votación.

Así lo explicaron fuentes consultadas por Europa Press, después de que las dos propuestas formuladas generaran un fuerte rechazo entre amplios sectores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios