Angelina, centro de todas las miradas

  • La actriz, que ha reaparecido en público junto a su marido, Brad Pitt, durante el estreno de su nueva película,'The Tourist', vuelve a ocupar todas las portadas de la prensa social.

Vestida de Versace y junto a su marido, Brad Pitt, acaba de comparecer en Nueva York para apoyar con su presencia el que es uno de los estrenos más esperados de la temporada: The tourist, donde, Angelina Jolie, comparte cartel con otra figura no menos aclamada como es Johnny Depp. Una trama detectivesca y de suspense que ha supuesto el regreso de la que es una de las mujeres más admiradas del mundo a la escena públicaa pesar de que, según ella misma ha confesado, tuvo que recibir clases de "refinamiento" para dicho rodaje. "No soy completamente bruta pero este personaje se toma sus pausas para todo", confesaba la "estrella" al ser interrogada al respecto de un trabajo que no ha estado exento de polémica.

Y es que, parece ser, la relación entre los dos protagonistas de dicha película fue bastante compleja desde el inicio del proyecto, llegando la situación hasta tal punto que, el propio Depp, pidió la suspensión de ciertas escenas eróticas para evitar que, su novia, sintiera celos de la esposa de Pitt. Una actitud no exenta de cierta razón pues, hace escasas horas, la presentadora de televisión americana, Chelsae Hadnler, ha declarado al respecto que considera que, la que recreara a la recordada Lara Croft, es "una perra rompehogares". "Puede rescatar bebés de varios países pero yo no la creo", comentaba la también comediante al respecto de, y eso sí está demostrado, la responsable de la ruptura entre el mencionado Brad y su ex, Jennifer Aniston.

Sea como sea, Angelina hace oídos sordos a todos estos comentarios y continúa adelante un exitoso camino dentro del que, su más reciente aventura, ha sido colocarse al otro lado de las cámaras. Así, como directora de una historia de amor entre enemigos centrada en Bosnia, en el período de 1992 y 1995 -antes de la guerra que, más tarde, desolaría el país-, la artista ha querido dar un paso más en una trayectoria en la que puede presumir de un gran equilibrio tanto a nivel profesional, como personal. Ganadora de infinidad de premios -como el Oscar, en 1999, por Inocencia ininterrumplida-, la bellísima intéprete ha conocido el amor, en especial, a lado de un marido, el actual, junto al que ha formado un inseparable tándem bautizado, entre las prensa como Brangelina.

Ambos han construido un clan muy numeroso y, sobre todo, han salido al paso, con su actitud, de infinidad de rumores que, de forma constante, ponen en duda ese amor que, por ahora, ha sobrevivido a quienes han querido cuestionarlo. Ajena al interés mundial que, ella y su marido, despiertan, Jolie, de 35 años, ha analizado su fama con unas palabras claras y contundentes. "Yo no me encuentro tan interesante pero entiendo que, el actual, es un momento raro y nuevo. Acabo de asumir que, mientras más vieja sea, más rápido se les pasará y, mi vida, será más privada", explicaba la que, por otro lado, también es un preciado objetivo por diseñadoras como Victoria Beckham (la cual acaba de señalar a Angelina como uno de sus ídolos). "Me encantaría ser como ella y, más allá, me parecería un sueño poderla vestir, alguna vez, con alguno de mis modelos", considera la compañera del futbolista, David Beckham. Un noble propósito que dudamos sea bien aceptado por su ídolo pues, preguntada sobre la cuestión de la imagen, la propia Jolie no ha tenido inconveniente en mostrar su desapego a dicho tema. "No me interesa la moda. Sólo recurro a ella cuando, en ciertas ocasiones, tengo que vestir elegante pero mi guardarropa lo componen pantalones negros y camisetas blancas para no tenerme que preocupar en qué ponerme ". Y es que, a pesar de que se considera una amante de su trabajo, esta "reina del glamour" -que suele encabezar las listas de señoras más distinguidas del planeta-también lo es de su familia a la que, de aquí a un futuro, espera dedicar todo su tiempo.

Noble propósito éste que complementa con una faceta solidaria que demuestra, como Embajadora de Buena Voluntada de las Naciones Unidas que es, cada vez que tiene oportunidad. Concienciada con múltiples causas relacionadas, en especial, con la infancia, la actriz ha acudido a destinos tan castigados como Nueva Orleans -azotada en 2005 por el desbordamiento de los ríos-, Pakistán o Haití ya que, con su presencia, atrae los objetivos de unos flashes constantemente seducidos por su incuestionanble magnetismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios