"La elegancia se lleva innata"

No muchos saben que Rafael Medina Abascal, duque de Feria, pertenece a la estirpe de los Medinaceli y que, por tanto, es descendiente directo del rey Alfonso X el Sabio. O que estudió Finanzas durante una década en EEUU, periplo que decidió abandonar para dedicarse a negocios como Scalpers, empresa que creó en 2005 junto a su socio, Borja Vázquez, y que, poco a poco, ha conseguido abrirse un hueco en el sector de moda masculina. Ayer, con motivo del primer aniversario de la apertura de su establecimiento de Sevilla -ciudad donde nació y donde, según una vez declaró, le gustaría casarse-, cenó con unos amigos en el Hotel Alfonso XIII y volvió a demostrar, en esta entrevista exclusiva, por qué es considerado uno de los hombres más elegantes y atractivos de nuestro país.

-Celebra el nacimiento en la capital hispalense, hace un año, de 'Scalpers'. ¿Es una fecha feliz pese a esta crisis que nos asola?

-Somos conscientes de la grave situación que atraviesa el sector del vestir y el calzado. Es por eso que queríamos felicitar esta boutique entre íntimos. Estamos muy contentos de tener abiertas cuatro tiendas en España - dos en Madrid, una en Sevilla y otra en Bilbao-. Para nosotros es un momento muy especial.

-¿Cuál es su implicación en la firma? ¿De qué manera participa en el producto que ofrece?

-Me encargo de lo que es el diseño de las colecciones y también superviso el proceso de producción. Aparte, vigilo con mi equipo de todo lo relacionado con el marketing. Todos los socios -somos cuatro- viajamos mucho, observamos el estilo de vida de nuestros conocidos e intentamos fabricar inspirándonos en aquello que vemos, para que luego ellos se encuentren cómodos. No pretendemos marcar la moda.

-Empezaron con corbatas pero el abanico se ha ampliado mucho más...

-Correcto, primero fueron las corbatas, después las camisas a medida… Hasta que desarrollamos nuestra primera colección prét-à-porter, a la cual hemos ido añadiendo prendas y complementos, temporada tras temporada. Seguimos avanzando para alcanzar el total look. Pretendemos que el hombre Scalpers pueda vestirse tanto para ir a trabajar a diario, como para el fin de semana, y que siempre vaya impecable.

-¿Y cuál es ese perfil de caballero al que ustedes se dirigen?

-Es alguien con inquietud por lo que se lleva y por distinguirse pero sin llegar al extremo de llamar la atención bruscamente.

-Rafael, ¿siempre utiliza su firma?

-En general sí. Intento, desde luego, combinar lo mío con otras marcas. Hay ciertas prendas que aún estamos desarrollando.

-Se le considera una de las personas más elegantes de España, ¿es algo que se hereda o va con uno mismo?

-La elegancia se lleva innata, aunque luego tú vas aprendiendo. Es una forma de interpretar tu propio estilo y cada uno lo hace como le apetece.

-¿Hasta qué punto ha influido el hecho de tener una madre dedicada a este mundo en su concepto sobre él y en usted mismo?

-En cuanto a que me fijo en pequeños aspectos en los que sin ella jamás hubiera caído: telas, colores, tejidos, texturas… Sin mi madre, sin su interés por el arte, la moda, la cultura hubiese sido imposible ver eso con naturalidad. Todo esto lo tengo incorporado en mi forma de analizar todo. Descubro cosas interesantes donde otras personas pasan un poco por encima. Los detalles marcan la diferencia.

-¿Interviene Nati en su trabajo? ¿Le aporta algo de su experiencia?

-Cuando le pido asesoramiento me lo da y es un verdadero lujo. Es un honor poder tener un asesor de moda como mi madre.

-En su casa, además de diseño, ¿de qué más se habla?

-Nos gusta pero no conversamos sobre eso todo el rato… Nos interesan muchos temas: deporte, viajes, de sitios, lugares, cocina...

-¿A través de la ropa se puede llegar a conocer a alguien?

-Si he aprendido algo en estos años es que no puedes juzgar a la gente por la ropa que lleve.

-Y de usted, ¿qué conclusiones se podrían sacar? ¿Qué imagen piensa que proyecta?

-No me atrevo a decirte nada, cada uno es libre para analizar lo que ve como quiere.

-Todos los diseñadores coinciden en que la ropa para hombre es más aburrida, más complicada, tiene menos posibilidades… ¿Está de acuerdo? ¿Cómo le dio por dedicarse a este sector?

-Es cierto que, en este campo, estamos más limitados, pero nosotros, en Scalpers, transmitimos un estilo de vida, no imponemos una tendencia.

-A propósito del evento, ¿por qué es tan esquivo con los medios de comunicación? ¿Es timidez, tal vez?

-No soy esquivo en lo que se refiere a mi parcela profesional, es mi privacidad la que intento preservar. A veces que se traspasan los límites.

-¿Nunca se ha planteado, como sí pasa en otros casos, hacer televisión, cine, cantar, escribir un libro…?

-Yo vivo el día a día, ¿quién sabe?

-Entonces, ¿seguirá vinculado al mundo empresarial? ¿Nuevos proyectos dentro de la marca?

-Estamos trabajando en la apertura en septiembre de un nuevo establecimiento. Scalpers sigue creciendo, que no es poco, y estamos esforzándonos en este sentido para continar ampliando campo. Además hemos vendido en sitios tan singulares como Dubait y Londres e incluso estamos negociando exportar a otros países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios