El príncipe Harry, un truhán reformado

  • El Hijo de Carlos de Inglaterra ha roto con su novia desde hace seis años. Su deseo es sentar la cabeza · Lo más escandaloso es que ya tiene sustituta: ¡Pippa Middleton!.

Comentarios 8

Atrás quedaron los disfraces de nazi y las fotografías tomadas de él borracho o vestido de mujer. El príncipe Enrique, Harry en Inglaterra, está sentando cabeza. A sus 26 años, el hijo de la fallecida Lady Di y el príncipe Carlos quiere llevar a partir de ahora una vida ejemplar dedicado a sus compromisos oficiales y a labores humanitarias. La boda de su hermano y futuro heredero al trono, el príncipe Guillermo, fue el primer paso de su nueva vida. Pero, ¿conseguirá dirty Harry ( el sucio Enrique, como lo llama la prensa sensacionalista inglesa) superar la tentación de los excesos y convertirse en un chico bueno?

Precisamente al enlace de su hermano, el pasado 29 de abril, asistió su novia, la sudafricana Chelsy Davy, con la que lleva saliendo más de seis años (con varios paréntesis debido a sendas crisis). Su presencia en un día tan importante para la familia real británica supuso un paso más en la confirmación de la pareja como tal. Pero en los últimos días se rumorea que Harry y Chelsy podrían haber roto... definitivamente. Y el hijo pequeño de Carlos y Diana no parece haber tardado mucho en encontrar sustituta para su vacío corazón. Lo más escandaloso es que sería la hermana de la princesa Catalina, la mediática Pippa Middleton. Un jugoso romance, si es así.

La noticia ha saltado a la palestra tras conocerse que Harry y Pippa quedaron en un pub de Chelsea hace unos días para tomar un té con pastas. "Estaban relajados y muy sonrientes, pero queriendo pasar desapercibidos", han relatado unos testigos a una revista sensacionalista inglesa. A la hermana de la duquesa de Cambridge, por su parte, hace semanas que no la vemos junto a su novio, Álex Loudon. Al ser preguntada estos días sobre su relación con el príncipe, Pippa calla y se limita a sonreír.

Lo que lleva diciéndose de manera insistente desde la boda de su hermano es que Harry quiere dejar a un lado su fama de juerguista. "Ya no sale a clubes nocturnos. Se está tomando su carrera militar increíblemente en serio y ha cambiado su estilo de vida", han declarado al respecto desde su círculo más íntimo. Quizás casarse le sirva más que nada para lavar su imagen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios