Alhama se vuelca con la familia del bebé que murió en el incendio

  • Numerosos vecinos acudieron al velatorio y algunos aportaron dinero para costear el entierro

Alhama de Granada se volcó ayer en apoyo de la familia de Mirko Jhamil Quiroz Salguero, el bebé de sólo nueve meses que falleció el jueves por la mañana en el incendio de una vivienda en la calle Agua.

Para todos fue un día triste. Al niño se le practicó la autopsia en el Instituto Anatómico Forense, aunque aún no se han dado a conocer los resultados y, por tanto, se desconoce si la causa de la muerte fue la asfixia por inhalar el humo, como parece probable.

Lo que sí se ha confirmado es que el incendio se originó al prender un brasero de leña en la mesa-camilla bajo la que estaba. El niño descansaba en su cuna muy cerca de allí.

Durante toda la tarde, su cuerpo sin vida fue velado y fueron muchos los vecinos que quisieron dar personalmente el pésame a sus padres, dos bolivianos de origen humilde que, lógicamente, están destrozados.

El Ayuntamiento de Alhama se ha hecho cargo de los gastos del entierro, que se oficiará hoy a las once de la mañana en la iglesia del Carmen. Aunque su alcalde, Francisco Escobedo, también quiso destacar que se han producido algunas aportaciones voluntarias de vecinos para contribuir a esos gastos.

En cuanto al hombre de 87 años que resultó herido grave en ese incendio, continúa ingresado en la UCI del Hospital de Traumatología de Granada, intubado y sedado. El anciano presenta quemaduras de segundo grado en el siete por ciento de su cuerpo, localizadas en cara y manos, y su estado sigue siendo grave.

En la casa, en el momento del suceso, estaban, además, la hija del anciano ahora hospitalizado y la madre del bebé fallecido, que no necesitaron de atención sanitaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios