Tribunales

La Audiencia absuelve a dos policías acusados de agredir a un detenido

  • En la sentencia figura que uno de los agentes golpeó al joven arrestado con su defensa reglamentaria, si bien no se considera una conducta "reprochable" al entender que obraba en el "ejercicio legítimo de su cargo".

Comentarios 2

La Audiencia de Granada ha absuelto a los dos policías locales que estaban acusados de lesionar, hasta partirle la clavícula, a un joven de 24 años al que habían detenido tras negarse éste a que se llevaran su ciclomotor, de cuya documentación carecía.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Audiencia reconoce que uno de los agentes golpeó al joven con su defensa reglamentaria mientras éste se encontraba esposado en el interior del coche policial, si bien no considera esta conducta "reprochable" al entender que el policía obraba "en el ejercicio legítimo de su cargo".

"La violencia policial aplicada sobre el detenido en este caso era proporcionada y no excesiva a la consecución de los fines pretendidos, esto es, que se plegara a su detención y dejara de resistirse activamente a la situación", señala la sentencia, que apunta como hecho probado que el joven, una vez esposado, propinó varios golpes contra las puertas del interior del vehículo.

Además, la Audiencia considera "inseguro, débil e insatisfactorio" el testimonio del denunciante, que "no fue capaz" de esclarecer los hechos bajo la excusa de haber olvidado los detalles por el tiempo transcurrido.

A los elementos anteriores, sobre los que se basa la decisión del tribunal, se suma el hecho de que la prueba médica descarta el hecho de que la rotura de la clavícula fuese ocasionada por una agresión, al no presentar hematomas ni heridas externas.

Los hechos tuvieron lugar el 30 de diciembre de 2006, cuando dos agentes de la Policía Local acudieron a la plaza de la Cruz de la capital granadina, donde había un grupo de jóvenes con motos, supuestamente consumiendo alcohol.

Los jóvenes se marcharon del lugar al llegar los agentes, a excepción de uno de ellos, llamado Daniel, que fue requerido para que se identificase.

Dado que no poseía documentación, ni la del ciclomotor ni la personal, los policías "le invitaron" a acompañarles a la Comisaría de la Policía Nacional, a lo que el joven accedió, si bien una vez llegada la grúa para retirar su vehículo su propietario entabló un forcejeo con uno de los agentes en el cuál ambos cayeron al suelo.

Los dos policías consiguieron reducir al joven, al que esposaron y metieron en la parte posterior del coche policial, aparcado en las proximidades, y una vez dentro éste comenzó a golpear sus paredes y a insultar a los agentes.

Uno de ellos sacó entonces su defensa reglamentaria y asestó varios golpes contra el detenido, entre las protestas de algunos ciudadanos que por el escándalo se habían concentrado en el lugar.

El joven no se quejó de ningún dolor una vez en la Comisaría -donde le informaron que posiblemente había cometido un delito de resistencia a los Agentes de la Autoridad- si bien esa misma noche, una vez fuera, fue atendido en el hospital por la rotura de la clavícula, que aseguró que había sido producida por una agresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios