El Carrizal se convierte en un lugar de reivindicación de las exhumaciones

  • El día después del rechazo de la Audiencia Nacional a la apertura de fosas, el PSOE y Memoria Histórica defienden que se recupere a los desaparecidos

El acto que desde hace tres años se celebra en el barranco del Carrizal, Órgiva, como un homenaje a las más de 4.000 personas enterradas allí durante la Guerra Civil y el franquismo tuvo ayer un significado especial. Un día después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ordenase paralizar las exhumaciones autorizadas por el juez Baltasar Garzón, un centenar de personas apoyó ayer con su presencia la apertura de las fosas comunes en la provincia y la identificación de las víctimas de la represión.

En el acto, promovido por el PSOE provincial y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Granada, se pidió "sensibilidad" hacia las familias tras la "incomprensible" decisión de la Audiencia Nacional. El secretario provincial del PSOE de Granada, Francisco Álvarez de la Chica, participó en el homenaje, tras el cual aseguró que la decisión de la Audiencia Nacional es "incomprensible" y "ha vuelto a enterrar la esperanza" de los familiares de las víctimas, con quienes la sociedad tiene "una deuda pendiente".

De la Chica, que manifestó su "máximo respeto" a la decisión judicial, se preguntó "a quién le puede molestar que un ser humano busque la dignidad de sus muertos" y "qué daño puede haber en querer reconocer a los enterrados en las fosas".

El vicepresidente de la ARMH de Granada, Rafael Gil Bracero, leyó un manifiesto en el que exigió el "derecho a saber y conocer la verdad" y defendió las peticiones de exhumaciones de acuerdo a los protocolos y bajo la coordinación de la autoridad judicial, así como una "rigurosa investigación histórica" que arroje luz a esa etapa "oscura y silenciada".

"Quienes se oponen hoy a la recuperación de la memoria histórica tienen algo que ocultar del pasado", indicó Gil Bracero tras manifestar que sólo pretenden "un digno reconocimiento de las miles de víctimas y represaliados que lo fueron por ser contrarios a un régimen que siempre negó los principios de libertad y democracia". El manifiesto concluía con una cita de Mario Benedetti, que asegura que "los pueblos nunca son amnésicos. Amnistía no es amnesia."

En el acto de homenaje también participó la consejera de Educación, Teresa Jiménez, para quien el Estado democrático "no estará completo" hasta que la sociedad civil asuma el "deber moral" de rescatar a quienes perdieron la vida "por la libertad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios