Concentración por nuevas agresiones a funcionarios de los centros de menores

  • Denuncian que sufren ataques "simplemente por hacer su trabajo"

  • CSIF ha elevado esta situación ante la Inspección de Trabajo

Trabajadores de los centros de protección de menores Ángel Ganivet y Bermúdez de Castro han denunciado las agresiones que vienen sufriendo durante el desempeño de sus tareas. Los funcionarios se concentraron ayer frente a la Delegación Territorial de la Consejería de Salud, Igualdad y Políticas Sociales de Granada tras la agresión a dos trabajadoras del centro Ángel Ganivet "simplemente por hacer su trabajo". A esta protesta, en la también participaron sindicatos como CSIF o Comisiones Obreras, hay que sumar la concentración que tuvo lugar el lunes con motivo de otra agresión a un funcionario del centro Bermúdez de Castro.

Los últimos casos de agresiones a trabajadores en los centros de protección de menores granadinos han propiciado que desde el CSIF denuncien la situación en la Inspección de Trabajo, lo que supone "un paso más para exigir medidas de amparo y seguridad" para estos empleados.

Según la responsable del sector de Administración General de la Junta de Andalucía de CSIF Granada, María Teresa Merlo, la denuncia llega "tras manifestar esta situación desde hace ya 20 años y comprobar que aún no se están adoptando medidas preventivas de ningún tipo para evitar riesgos a la plantilla que sufre agresiones y vejaciones graves y constantes".

La responsable sindical afirmó que "todos los trabajadores están sometidos a graves riesgos, incluidas agresiones y amenazas con materiales punzantes, y llegándose al caso de arrojar ácido a la cara de una trabajadora en los motines protagonizados por los menores". Todo ello, "sin olvidar que se atiende a menores españoles y extranjeros de entre 12 y 18 años con enfermedades infecto contagiosas como la tuberculosis y serias dificultades de adaptación social y cultural".

Además de destacar que son las trabajadoras las que más sufren estos episodios, desde CSIF, se apuntó a "la masificación como uno de los principales agravantes de la situación actual, denunciando que a lo largo de todo el año se excede la ratio en ambos centros". Así, "en Bermúdez de Castro el máximo establecido es de 20 usuarios y se acoge un mínimo diario de 25 a 37, mientras que en Ángel Ganivet el máximo es de 25 menores y, sin embargo, lo mínimo que hay a diario en el centro son 30 menores", mientras que en verano se llega a "casi del doble de su ratio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios