Granada

Contenedores flotando, inundaciones y calles anegadas, secuelas de la lluvia

  • Dos trombas de agua siembran el 'caos' en Granada y desbordan la red de saneamiento

Comentarios 1

Calles cortadas, interrupciones en el servicio del Metro, inundaciones, acequias desbordadas, alcantarillas 'escupiendo' agua, contenedores flotando y decenas de llamadas a Emergencias. Estas fueron las estampas que se vieron la tarde de ayer en varias zonas de la capital tras el paso de dos trombas de agua que, al igual que ocurrió el sábado, volvieron a desbordar la red de saneamiento municipal.

No duraron más de un cuarto de hora cada una, pero fue tiempo más que suficiente para que Granada volviese a sumirse en el caos. Policía Local y Bomberos tuvieron que desplegar varios dispositivos para atender a las decenas de avisos que recibieron la tarde de ayer.

Relámpagos y truenos anunciaron una tercera tromba que cayó sobre las once de la noche

Pese a que la previsión señalaba las cinco de la tarde como la hora de inicio de las lluvias, la primera de las dos trombas que anegaron la ciudad y varios puntos de la provincia se adelantó hasta pasadas las 15:00 horas. El Metro fue el primer 'afectado', ya que ante las inundaciones de las vías en Armilla, tuvo que realizar un recorrido en bucle entre las paradas de Albolote y Sierra Nevada.

Sin embargo, fue tras la lluvia caída a partir de las 19:00 horas cuando la ciudad se sumió en la vorágine. La zona de Plaza Einstein y Gonzalo Gallas volvió a convertirse en una 'piscina' en la que los coches que se encontraban circulando en esos momentos tuvieron que sortear los contenedores de basura que flotaban empujados por la corriente. Se registraron retenciones en la autovía, inundaciones en comercios, garajes o viviendas, por Plaza de Toros, la calle Luis Amador, avenida Joaquina Eguaras o la avenida de Andalucía. Pero además, la red de saneamiento municipal no pudo absorber tanta cantidad de agua, lo que provocó que varias alcantarillas de la Carretera de Málaga o Plaza Nueva acabasen reventando.

Pese a que no hubo que lamentar daños personales, varios vecinos de la Carrera del Darro tuvieron que ser rescatados, ya que la riada que se había formado en la zona les impedía salir, mientras que hubo viviendas de la capital, así como de varios municipios del Área Metropolitana, que sufrieron inundaciones. Durante algunas horas, la lluvia dio cierta tregua, mientras que los truenos y relámpagos fueron avisando de que el 'descanso' no era definitivo. Pasadas las once de la noche volvió a registrarse una tercera tromba de agua de impacto considerable, que mantuvo la alerta en la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios