Expertos asocian el fracaso escolar a una mala dieta de los 7 a los 9 años

  • Más de 300 especialistas en nutrición temprana participan en Granada en el Simposio Internacional de Earnest

Una dieta inadecuada en los niños de entre 7 y 9 años puede influir negativamente en su desarrollo mental y cognitivo al mermar su capacidad de cálculo, lectura o resolución de problemas, lo que facilita que caiga en el fracaso escolar. Así lo ha asegurado la profesora de Pediatría de la Universidad de Granada Cristina Campoy, que dirige el Simposio Internacional de Earnest (The Early Nutrition Programming Project), que reúne en Granada a unos 300 expertos internacionales en nutrición temprana.

Uno de los nuevos proyectos de investigación de Earnest que centrará este Simposio es "Nutri Menthe", en el que participan veinte centros de investigación, universidades y empresas para demostrar qué influencia tiene la dieta temprana en el rendimiento mental de los niños.

Para la experta, los "niños malnutridos", aquellos que optan por las hamburguesas y las pizzas en lugar del pescado y las legumbres, corren el riesgo de no alcanzar el "nivel óptimo al que podrían haber llegado". Las madres desempeñan un papel muy importante en este proceso, no sólo por tener responsabilidad sobre la alimentación de sus hijos sino porque su nutrición durante el embarazo, especialmente en el último trimestre de la gestación, influirá también en el desarrollo cerebral y el rendimiento mental.

"El hecho de que las embarazadas coman bien puede hacer que sus hijos sean más inteligentes en el futuro", según la profesora de Pediatría, quien aclaró que investigarán si este efecto precoz se mantiene a largo plazo haciendo un seguimiento de niños en toda Europa.

La importancia de la nutrición en el periodo de gestación radica en que se produce una captación masiva de nutrientes en el cerebro del neonato, por lo que "hay que hacerles comprender a las madres la importancia de la nutrición", aseguró Campoy.

Por su parte, la investigadora del Instituto de Salud Infantil de Londres, Elizabeth Isaacs, ha explicado que la dieta en las primeras semanas de vida de los niños prematuros "puede afectar constantemente a la estructura del cerebro humano y su coeficiente intelectual". La doctora Isaacs dirigió una investigación del instituto londinense que reveló que los niños que son malos en cálculo tienen una cantidad reducida de materia gris, área mayormente compuesta por neuronas, en la parte izquierda de sus cerebros, tras estudiar a 80 niños que nacieron prematuramente.

El proyecto europeo Earnest, financiado por la Comisión Europea por un periodo de cinco años, está integrado por 38 empresas y universidades de 16 países europeos con el fin de ayudar a formular políticas de actuación, campañas de información y elaboración de documentos sobre la composición de alimentos de uso infantil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios