Fomento negocia otra forma de costear la Iznalloz-Darro

  • Intenta convencer a las seis empresas concesionarias de que hagan la obra pero renunciando a financiarla por la fórmula público-privada, que ve "inasumible"

Comentarios 2

La Consejería de Fomento y Vivienda negocia con las seis empresas que adelantaron el dinero para construir la autovía Iznalloz-Darro para que las obras se realicen pero sin que se costeen de la forma en que estaba prevista, porque a Izquierda Unida, socio de gobierno del PSOE en la Junta y sobre quien recae la responsabilidad de Fomento, le parece "inasumible".

El 11 de abril de 2011, la Junta anunció que la autovía A-308 la construirían seis empresas agrupadas bajo la fórmula de Unión Temporal de Empresas (UTE) y con el nombre de Autovía de la Sierra de Arana S.A. De acuerdo con el contrato que firmaron con la Consejería de Obras Públicas, esa UTE adelantaría 180 millones para su construcción y otros 140 por su conservación durante un periodo de 30 años.

Eso ocurrió cuando el PSOE gobernaba en solitario en Andalucía. Ahora las circunstancias son otras y su socio, IU, no quiere ni oír hablar de una fórmula que consiste en lo siguiente: las empresas hacen la obra y cuando ésta se acabe (en 2014, según el plazo de ejecución que se dio entonces) la Junta empezaría a aplicar lo que se conoce como "pago por disponibilidad", que en la práctica se traduce en abonar a las empresas, con cargo a los presupuestos autonómicos, 20,72 millones de euros durante cada uno de los 30 años que dure la concesión administrativa.

De esa forma, la Junta pagaría a plazos 621,6 millones por una obra que a las constructoras les va a costar muchísimo menos. Josefina Cruz, por entonces consejera, justificó el desfase diciendo que "no es lo mismo comprar un coche al contado que a plazos". La segunda opción es mucho más cara, pero se elegía porque la carretera "es una prioridad", afirmó.

PSOE e IU siguen manteniendo eso último, que es una prioridad. Los segundos subrayan que no se está cuestionando hacerla o no. "El problema es que una obra que cuesta 180 millones multiplica su coste hasta superar los 600 y eso nos parece una auténtica barbaridad", apuntó ayer un portavoz, que entiende que hay que "desestimar" esa fórmula de financiación público-privada y buscar "fuentes de financiación" (o, dicho de otra manera, un crédito) para "optimizar el uso del dinero público".

"Cuando se pensó en aquella fórmula no estábamos en la situación de ahora", agregó el portavoz, que dejó claro que la postura de IU es firme y que no piensa ceder.

¿Lo hará el PSOE? Pues puede que así sea. Ayer, la secretaria general de los socialistas granadinos, Teresa Jiménez, hizo una insinuación en ese sentido. "El PSOE trabaja para exigir que esa autovía se haga, porque es fundamental para el desarrollo de la comarca de los Montes Orientales, pero también comprendemos que la Consejería quiera replantear la obra, su sistema de construcción", afirmó.

Sobre las negociaciones no ha trascendido nada más, salvo que la idea podría ser que se mantuvieran como concesionarias pero sin recibir a cambio tanto dinero. No obstante, desde el gobierno autonómico se asume que esta operación tiene un riesgo, y es que las empresas exijan una indemnización por incumplimiento del contrato firmado en su día.

Por su parte, la secretaria general del PP de Granada, Luisa García Chamorro, acusó a Manuel Morales de querer "paralizar" la autovía y añadió que eso demuestra que "los comunistas sólo han entrado en el gobierno por dinero".

621,6

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios