"Hoy nos decimos adiós. Este curso se acabó"

El ansiado periodo vacacional ya ha llegado para los más pequeños. Los niños se despidieron ayer del curso académico 2008-2009 para empezar a disfrutar del verano. Como siempre, el punto y final se escribe con la misma tinta festiva y ayer el Teatro Alhambra fue el escenario de una celebración, por todo lo alto, en la que los niños del Colegio José Hurtado dejaron constancia pública de su buen hacer sobre las tablas.

Muy pocos de los menores que ayer se entregaron en cuerpo y alma a las tradicionales comedias de fin de curso pudieron disfrutar de un escenario con las infraestructuras del Teatro Alhambra. La música, la iluminación, e incluso el patio de butacas, dieron un plus a las representaciones teatrales y a los bailes. Las infraestructuras eran las mismas que las que han arropado a algunos de los mejores actores y compañías de teatro de España pero ayer, la sala más vanguardista de la programación teatral de Granada, cedió su espacio para unos directores de escena con la titulación de Maestros de Infantil y Primaria y a un grupo de intérpretes noveles y muy, muy jóvenes.

Hay que decir que el auditorio estaba rendido antes de que se levantase el telón: los padres, hermanos y compañeros de clase estaban dispuestos a prorrumpir en "bravos", carcajadas o aplausos a la mínima ocasión. Y eso animó mucho el ambiente y arropó a los debutantes.

Ni siquiera quitaba emoción al espectáculo la revolución que se armaba en el patio de butacas cada vez que bajaba el telón para pasar de un montaje a otro.

Esa entrega incondicional del público no le restó tampoco importancia al trabajo actoral de la obra de teatro que constituyó el cuerpo central de la función. Pese a su juventud, por sus movimientos expansivos de manos que trazan círculos en el aire mientras hablan o que ponen los brazos en jarras para cerrar una frase recordaban a algunos actores de prestigio del panorama cinematográfico español. Y tenían más memoria que algunos actores hollywoodienses con problemas para memorizar unas cuantas frases de un diálogo.

La obra elegida también tenía su mensaje, pues abordaba el tema de unos bandoleros de la España rural que acaban siendo policías. Además de su moraleja, tanto la escenografía como la caracterización de los personajes era muy notable -especialmente en el caso de una madre que le daba un cierto aire a la duquesa de Alba-.

Las actuaciones musicales estuvieron a la altura de la obra de teatro. Hubo muchos que se atrevieron con el directo y en otros casos las coreografías compensaban la timidez. Especialmente exitosa fue la canción del Brujito, con un actor en estado de gracia por su irrepetible vis cómica. Esa misma clase compuso incluso la letra de otra laureada canción: "Hoy nos decimos adiós./ Este curso terminó/ en septiembre otra vez/ nos volveremos a ver".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios